Actos de presentación
Regresar al menú "Actos de presentación"
 
Quinto Acto de Presentación del Libro "Cámaras Empresarias"
Realizado en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, el día miércoles 21 de agosto de 2013.
 
 
El libro del Mag. Facundo Biagosch, con Prólogo del Dr. Alberto Gonzalez Arzac, es exhibido en la Mesa Principal de la Sala Dr. Humberto Canale del Edificio Anexo del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, donde el día miércoles 21 de agosto de 2013, se efectuó el 5° Acto de Presentación de la obra "Cámaras Empresarias" (Ed. Ad Hoc. Bs. As. 2012). Como en los cuatro actos anteriores, fue muy numerosa y calificada la concurrencia que se hizo presente, dada la gran difusión y repercusión jurídica, política, académica y en ámbitos sociales, económicos y empresarios que ha alcanzado este primer y único libro que se ha escrito sobre las cámaras empresarias en toda la historia argentina!
   
El dirigente político Carlos Pajón leyendo y comentando la obra momentos antes de iniciarse el acto, mientras otro de los asistentes escucha y observa con atención.
   
Los Miembros de la "Asociación de la Resistencia Peronista", encabezada por su Presidente Compañero Manuel Gallardo y Compañero Natalio Acher, como en todos los actos de presentaciones de libros y actos políticos del Autor, se hicieron presentes en el CPACF, junto a un tercer miembro (con un Denario en la mano) quien, como conocedor y estudioso de la obra del Autor, especialmente concurrió al acto y fue presentado al Dr. Biagosch, a quien quería conocer personalmente.
   
Parte de la concurrencia instantes previos al inicio del acto.
   
Fue entonces cuando la Secretaria del "Instituto de Historia del Derecho" del CPACF., Dra. Luz Amadora Rodríguez -en su doble condición de representante del Instituto organizador del Acto y de Moderadora del Panel de Expositores, (integrado por el Autor, la Moderadora y el Dr. Alberto Gelly Cantilo, como principal presentador) dio inicio al acto con la bienvenida brindada a la concurrencia.
   
Y en ese momento destacó del Dr. Biagosch su incesante labor doctrinaria que lo convierte, -(además de ser miembro del Instituto de Historia del Derecho del Colegio, entre tantos otros)- en uno de los máximos referentes de la doctrina argentina en esta materia en toda su historia!
   
Fundamentó esta afirmación en hechos objetivos, tales como haber sido el autor de un clásico del derecho argentino cual es su ópera prima" nunca igualada "Asociaciones Civiles" en sus dos ediciones, El primer Autor argentino en escribir sobre las "Organizaciones No Gubernamentales" , El primer y único jurista argentino que proyectara una Ley Nacional de Asociaciones Civiles, que fuera aprobada por el Senado de la Nación en 2003 -( puede verse la pág. www.leydeasocciviles.com.ar) y también ser el primero y único autor argentino (y uno de los primeros a nivel internacional) en escribir sobre cámaras empresarias.
   
Fue entonces que leyó su Curriculum Vitae abreviado, tal como está transcrito en la 1° página del libro: En tal sentido destacó que el Autor es Magíster en Derecho Empresario de la Universidad Austral, Profesor Extraordinario Adjunto de Contratos Civiles y Comerciales de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad del Salvador, Profesor Auxiliar de Sociedades Civiles y Comerciales de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Profesor adjunto por Concurso de Contratos Civiles y Comerciales de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires., Profesor Invitado del Programa Máster en Derecho Empresario de la Universidad Austral, Premio a la Mejor Ponencia de Egresado Reciente otorgado por el Jurado Honorario del VI Congreso Argentino de Derecho Societario y II Congreso Iberoamericano de Derecho de la Empresa, Miembro Adscripto del Instituto de Derecho Comercial de la Universidad Notarial Argentina, Primer Secretario del Departamento de Derecho de la Empresa de la Universidad Austral, Miembro de la Asociación de Graduados de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral, Inspector del Dpto. Asociaciones Civiles y Fundaciones de la Inspección General de Justicia, Ex Asesor Legislativo, Autor del Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles, Segundo Premio en el Concurso CPACF en Homenaje al Dr Rafael H. Saqiegh, sobre el tema " Derecho Político", Condecorado con el Título de Nobleza Meritocrátca y distinguido con la Estrella Académica Universal con el Rango de Patricio de la Humanidad Solidaria, Miembro Regular del Instituto de Derecho Societario y de Historia del Derecho del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal- CPACF., Investigador Académico del Instituto Argentino de Empresa Familiar- IADEF.
   
Una vez leído el Curriculum Vitae abreviado del Autor, destacó también el enorme honor para todo el Colegio Público de Abogados -en general- y para el Instituto de Historia del Derecho. -en particular-, que significa efectuar esta quinta presentación de esta obra -de un distinguido miembro, quien como historiador, es un habitual conferencista y panelista del mismo- y ahora presenta esta magnífica obra jurídica que -además- por primera vez se escribe en la historia argentina!
   
El Auditorio sigue con detenida atención la presentación de la Dra. Luz Amadora Rodríguez, que se vio acrecentada cuando ella misma dio lectura de la copia de la Carta de Agradecimiento y Felicitaciones por el libro que le remitiera el 6 de diciembre de 2012 en nombre de la Sra. Presidenta de la Nación, -Dra. Cristina Fernández de Kirchner-, a través de la Directora de Documentación Presidencial de la Presidencia de la Nación, Dra. Mariana Larroque!!
   
...Mientras el Auditorio escucha atentamente.
Fue entonces cuando remarcó los aspectos más relevantes y destacados de esta importantísima carta remitida -en un antecedente nunca antes conocido en la historia de la República Argentina, en la que un Presidente constitucional peronista, elegido por una mayoría solo superada por el Teniente General Perón en las elecciones presidenciales de 1973, honrara tanto a un tan prestigioso Autor argentino ampliamente destacado y reconocido en su País e internacionalmente!!!
   
El Auditorio celebró y acompañó con un cálido aplauso la carta remitida por la Sra. Presidenta.
   
La Moderadora, antes de darle el uso de la palabra al Autor para que se refiriese específicamente al tema, destacó que el Director del Instituto de Historia del Derecho -(Organizador del acto de presentación de un libro de uno de sus mas conspicuos miembros)-, Dr. Alberto González Arzac, no podría estar presente por razones de salud, no obstante destacó la relación "entrañable" que lo vincula con el Dr. Biagosch, a quien le pidió referirse al tema.
   
Fue entonces que Facundo Biagosch relató al Auditorio que el Dr. Alberto González Arzac lo había llamado expresamente momentos antes de iniciarse el acto para pedirle que enviara sus cordiales saludos al Auditorio, panelistas y felicitaciones al Autor, a lo que agregó Facundo Biagosch, continuando lo que había empezado a destacar la Moderadora-, que Alberto González Arzac, no sólo ha sido el "presentador natural" en los cuatro actos anteriores de este mismo libro por haber sido el Autor de la "Presentación", sino que por haber sido más que su segundo maestro, (luego de su padre), Alberto González Arzac ha sido y seguirá siendo en su vida, además de un ejemplo de jurista, Político peronista, hombre de derecho y ejemplo de Funcionario Público en realidad ha sido en su vida "un auténtico segundo padre".
   
...Segundo Padre en lo jurídico, ético y moral, en las enseñanzas de la historia y de la política argentina, sino que por haber sido un "entrañable hermano" de su padre (con quien compartiera tantas actividades profesionales y luchas jurídicas, políticas e ideológicas, también lo acompañó como un verdadero padre en los mementos más duros por los que le tocara atravesar al Autor, cuando sufriera un gravísimo accidente en el año 1998 y el Autor estuvo especialmente acompañado y protegido por el Dr. Alberto Gonzaéz Arzac y su Mujer, ya fallecida Sra. Marsia Uthurralt, por lo que estará eternamente agradecido!!!
   
El Auditorio de manera unánime acompañó lo manifestado por el Dr. Biagosch con un profundo y sentido aplauso!
   
...Mientras otro sector del Auditorio, también acompañaba entusiasta con su aplauso!
   
El público escucha en respetuoso silencio las reflexiones jurídico-políticas vertidas por el Autor en torno a dos figuras centrales y trascendentales de la política argentina -en general- y del peronismo -en particular- de las últimas cinco décadas: los Dres. Alberto Biagosch, su padre y Alberto Gonzalez Arzac, a quien define como "su segundo padre".
   
Mientras otro sector del auditorio, continuaba con atención el relato histórico. En un primer plano puede verse al Dr. Jorge Cellier, compañero y miembro integrante del Instituto de Historia del Derecho del CPACF. además de amigo del Dr. Biagosch, es además antiguo dirigente político peronsita y actual Funcionario de la Cámara de Diputados de la Nación.
   
El Dr. Biagosch en esa instancia comenzó a referirse a la más elevada y exitosa manifestación de grupo económico argentino de toda la historia; "La Corporacion de Empresas Nacionales".
   
El Dr. Facundo Biagosch, entonces, explicó y relató al Auditorio que esta entidad fue creada a instancias de sus dos ideólogos y proyectistas: Don Jose Ber Gerlbard y el Dr. Alberto Ernesto Biagosch, su padre, por Ley N* 20. 558 sancionada en 1973 por el Congreso Nacional!
Aportó seguidamente muy importantes datos y explicaciones de carácter histórico referidos a que la misma administraba todas las Empresas del Estado Argentino como Aerolíneas Argentinas, YPF, YCF, Ferrocarriles Argentinos, Gas de Estado, ELMA y todas las Empresas Energéticas. Puso de resalto y destacó la importancia y repercusión nacional e internacional que tuvo en la historia argentina. En tal sentido destacó que mientras Don Jose Ber Gelbard -en su condición de Ministro de Economía- la presidía (según su ley de creacion), y su padre, el Dr. Alberto Ernesto Biagosch,-con 37 anos de edad- fue "Director Ejecutivo" designado por el Decreto N* 816 firmado por el Presidente Teniente General Juan Domingo Perón el 20 de diciembre de 1973, alcanzó a convertirse en el "holding empresario" N* 15 del mundo!!!!!, (según los porcentajes y volúmenes de ventas de bienes y servicios).
Este dato de la "verdad histórica objetiva argentina" fue aviesamente prohibido y silenciado por la dictadura y sus cómplices de la prensa concentrada y representada en aquellos años por los Diarios que le fueron cómplices: "La Nación" y "Clarín", y por resta razón fue que se silenció durante décadas para las generaciones pasadas y futuras de compatriotas, que la Argentina tuvo en aquella época su mayor desarrollo económico de toda su historia!!!. Ello así, argumentó el Dr. Biagosch -porque en esa época no sólo nuestro País estuvo económicamente ubicado dentro de los 15 países más desarrollados del mundo, sino además tuvo el PBI mas alto de su historia, una pujante y vigorosa industria nacional con y la distribución equitativa de la renta nacional entre el sector empresario (representado por la CGE y la "Confederación Industrial Argentina") y la clase trabajadora (bien organizada y representada por la CGT)- Además conoció gracias a aquella política económica el pleno empleo, sin deuda externa -(que desde el "nefasto plan económico" implementado a base de "sangre y fuego" por los dos mayores delincuentes del siglo XX: Videla y Martinez de Hoz)- estuvo ubicado económicamente dentro de los primeros 15 países del mundo occidental capitalista de entonces!!!
   
El presentador principal de la obra, Dr. Alberto Gelly Cantillo inició su disertación destacando la gran importancia nacional e internacional de la obra jurídica desarrollada en lo que va de siglo XXI por el Dr. Facundo Biagosch! Por ello destacó la integridad de la misma desde que se iniciara con la ya considerada en doctrina como una "clásica obra del derecho argentino: Asociaciones Civiles" del año 2000, en su primera edición y segunda edición ampliada y actualizada del año 2006. A partir de ésta, su ópera prima, se dio origen a su "verdadera Colección Jurídica" fundamentalmente dedicada y dirigida hacia el estudio de las entidades de Bien Común, como no ha hecho ningún otro autor argentino ni extranjero!
   
Hizo un repaso detallado por sus distintas obras doctrinarias -que como suele decir Alberto Gonzalez Arzac son -de forna unánime hoy en nuestro País- consideradas "verdaderos clásicos de la literatura jurídica argentina". Abarca ello desde la primera hasta esta última que se presenta, destacando que fue el primer jurista argentino -entre otros grandes y exitosos aciertos- en escribir sobre "Organizaciones No Gubernamentales" en 2004. También es el primer doctrinario argentino que escribió sobre el "objeto de bien común de las asociaciones civiles" a partir de la concepción aristotélico tomista reiterada por el Dr. Arturo Enrique Sampay. A ello agregó para poder dimensionar integramente su obra que fue el primer Inspector de Justicia a lo largo de los 120 años de historia del Organismo, en escribir un "Manual de Procedimientos y Tramitaciones ante la Inspección General de Justicia en 2008!
   
Asimismo dijo expresamente que esta obra ha aportado un claro sentido interpretativo jurídico y ha puesto el debate en su quisio en lo que respecta al uso indebido e incluso ilegal de la técnica de la personería jurídica de las cámaras empresarias, para fines que nada tienen que ver con el objeto de su creación, ni del bien común!
   
Porque el bien común en la interpertación del Dr. Biagosch, es conceptualizado a partir de su interpretación aristotélico tomista: Es entonces el bien de la comunidad en su conjunto, ubicado en un plano superior y más elevado al bien de los individuos que forman una comunidad. Por eso Facundo Biagosch explicó por primera vez, la directa relación existente entre el bien común y el bienestar general del que nos habla el Preámbulo de la Constitución Nacional. Recordó al Auditorio que fue de esta interpretación doctrinaria de Biagosch, de donde lo tomó y fijó como criterio jurisprudencial, la Corte Suprema de Justicia de la Nación en varios Fallos dictados desde entonces!!!
   
Por eso agregó que el Dr. Biagosch ha continuado y aplicado las enseñanzas del gran Maestro argentino, Dr. Artruro Enrique Sampay. Eso porque el gran constitucionalista y pensador del siglo XX enseñaba que la finalidad de toda comunidad asociada que se organiza jurídicamente es la de propender al bien común y lograr la justicia.
   
Reiteró que por ello es un verdadero orgullo institucional para el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal poder presentar esta última obra de Facundo Biagosch y un honor para el "Instituto de Historia del Derecho" del Colegio, contar con su participación dentro de sus miembros.
Asimismo dijo que de tan importante y esclarecedora manera se ha impuesto esa interpretación ius filosófica en el derecho argentino que además de haberla adoptado la Corte y haber sido citada por la Inspeccion General de Justicia desde 2000 en importantes Resoluciones de carácter particular e incuiso- en otras de carácter general como las llamadas "Nuevas Normas de la Inspección General de Justicia", aprobadas por la Res IGJ N* 7/05, el Dr., Biagosch -además- con su exposición y desarrollo por escrito obtuvo un premio en el "Concurso CPACF. en Homenaje al Dr. Rafael Saiegh sobre Derecho Politico" en 2006!!!
   
A partir de esta primera parte de su presentación, continuó destacando otras virtudes del libro por todo lo que ha aportado al derecho argentino:
   
En primer lugar el principal aporte está dado por su sola elaboración intelectual, al ser y al haber quedado ya en la historia argentina -e incluso del derecho comparado- como la primera obra doctrinaria que se elabora en la República Argentina!!
   
Por lo tanto, Facundo Biagosch sin lugar a dudas! es un precursor que ha iniciado y ha dejado para las generaciones futuras una senda y ha abierto un camino en el derecho argentino!, como lo hizo en el año 2000 con su "ópera prima" (hasta hoy nunca igualada!)- "Asociaciones Civiles", o en 2004 con "Organizaciones No Gubernamentales" y como también lo hizo con el primer y único "Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles" que conoció y aún conoce nuestra Patria en toda su historia desde 1871 en que entró en vigencia el Código Civil de la Nación Argentina!
   
Informó luego de consultarlo en sus documentos in manum, que puede consultarse todo su articulado, Fundamentos, Debate Académico y Comentarios efectuados en la pág. www.leydeasocciviles.com.ar.
   
...Mientras tanto el público escuchaba de boca del presentador determinados aspectos y datos objetivos referidos al Proyecto de Ley, tales como: 1) Es el primer y único caso de un proyecto de ley de asociaciones civiles que se presenta, luego de una gran elaboración en el Senado de la Nación; 2) Además es también el primero y único que obtuvo media sanción legal con su aprobación del Senado de la Nación en el año 2003; 3) Pero, tal como se desprende de la formación, del espíritu y altas convicciones republicanas del Dr. Facundo Biagosch, el mismo surgió, se proyectó y obtuvo media sanción legal conforme al sistema a ese efecto establecido en la Segunda Parte de la Constitución Nacional!!!
   
Por lo tanto, continuó explicando-,"esta es la principal y esencial diferencia con dos de las leyes de personas jurídicas de carácter privado como son la Ley 19.550 de Sociedades Comerciales y la Ley 19.836, de Fundaciones! Estas son "inconstitucionales" en su esencia por haber sido dictadas por un gobierno de facto, o sea una dictadura, o sea una "forma de gobierno impura" según la clasificación aristotélica!!!
   
A ello agregó que como "hombre de derecho" que ha recibido del Estado Argentino a través de la Universidad del Estado la formación para presentarse frente a sus compatriotas de tal forma, siente la obligación moral de manifestar su satisfacción por haber sido Asesor del Senado de la Nación y en tal carácter haber elaborado este "Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles" para una Senadora Nacional (MC) en una etapa de plena vigencia de las Instituciones de la República!! Aclaró seguidamente que ello no fue lo que ocurrió ni lo que efectivamente se hizo en los casos antes mencionados: En esas sanciones no sólo no se cumplió con el sistema a tal efecto establecido en la Constitución Nacional, sino además lo que constituye la "verdad histórica objetiva", de lo sucedido, fue que un General de la Nación devenido delictivamente en Presidente de facto de la República le encargaba al Ministro de Justicia de turno la elaboración de un seudo- proyecto de ley para luego sancionarlo manus militare con fuerza de ley. Es decir, no solo sin legitimidad jurídica alguna, sino además sin debate jurídico previo, sin fundamentos ni sistema jurídico alguno ni consultar con las personas idóneas a tal fin. Es por ello, -agregó- que aquí se encuentra el motivo por el cual estas leyes adolecen de lo que definió como "groseros errores jurídicos. incorregibles" y hasta el día de hoy los argentinos debemos soportar las barbaridades y groseros errores jurídicos de los que adolecen las leyes 19.550 y 19.836, de Sociedades Comerciales y de Fundaciones, respectivamente !!!!!!
   
Mientras tanto el Auditorio comenzaba, o terminaba de comprender con estas palabras, la diferencia y virtud característica esencial del "Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles". Fue ello cuando su Autor dio lectura textual a la parte dogmática que contiene el principio de hermenéuticia jurídica al que se refieren los "Fundamentos", en este punto presentes de manera inalterable por su condición de principio esencial en todas las presentaciones legislativas que se efectuaron desde el año 2003 a la fecha! Entonces dió lectura a la siguente parte de los Fundamentos reiterando que han sido inalterables desde la primera presentación y aprobación en 2003 hasta la fecha: "Finalmente no podemos dejar de señalar, Sr. Presidente, que las asociaciones civiles son la manifestación más clara, importante y elaborada del ejercicio del derecho de rango constitucional de "asociarse con fines útiles", pero no obstante ello no cuentan con su ley respectiva que reglamente el ejercicio de aquel derecho, considerado universalmente como un derecho natural del hombre, que -como tal- reconoce la Nación Argentina en el artículo 14 de la Constitución Nacional.
Además de ello, si analizamos la relación existente entre el "derecho de asociarse con fines útiles" y el "objeto de bien común" que tienen este tipo de entidades, podemos deducir su importancia y trascendencia en la comunidad argentina en su conjunto, dado que la utilidad de la que nos habla el artículo 14 de la Constitución Nacional debe ser entendida como al "utilidad general", es decir consideramos que un fin es útil cuando es la comunidad en su conjunto quien se beneficia con el objeto de bien común que las asociaciones civiles desarrollan y llevan a cabo.
Esto no es solamente una posición o simple postura doctrinaria, ni forma parte de una discusión subjetiva o debate dogmático, sino -por el contrario- se trata de una realidad objetiva claramente apreciable en la República Argentina.
Las asociaciones civiles han existido desde nuestros orígenes históricos mismos y en los últimos años se han ocupado de desarrollar actividades de bien común que el Estado Argentino había dejado de efectuar.
No obstante ello, Sr. Presidente, no podemos desconocer los Legisladores argentinos que la situación por la que hemos debido atravesar todos los habitantes de nuestro país desde los tristemente recordados 6 de septiembre de 1930, 16 de septiembre de 1955, 24 de marzo de 1976 en que se violó la Constitución Nacional, las Instituciones de la República y el derecho de “asociarse con fines útiles”, entre muchos otros, en gran medida ha contribuido a que en la Nación Argentina no obstante a contar con más de 26.000 leyes, no exista una ley de asociaciones civiles como esta que se proyecta.
Por ello es que ratificamos la importancia de esta ley en que nuestro país tiene garantizado el derecho de “asociarse con fines útiles” en el Artículo 14 desde la sanción de la CN en 1853, pero no tiene la ley que reglamente dicho ejercicio, tal como el mismo artículo establece. Además de resaltar entonces, que no cuenta el ordenamiento jurídico argentino con la ley nacional sancionada por el Senado de la Nación, la ley Nacional de Asociaciones Civiles que sancione el Congreso de la Nación y promulgue el Poder Ejecutivo Nacional, habrá de quedar en la historia argentina por ser la primera ley de personas jurídicas de carácter privado enumeradas en la segunda parte del Artículo 33 del Código Civil, que sea sancionada de conformidad con lo establecido en el Capítulo Cuarto de la CN. Es decir por el Congreso de la Nación de acuerdo a lo establecido en el Capítulo Quinto De la formación y sanción de las leyes de nuestra CN.
 
   
Tras la lectura de esta parte de los sabios y esclarecedores Fundamentos" fue que el Dr. Gelly Cantilo adhirió in totum con los mismos y felicitó al Dr. Biagosch por la erudita elaboración alcanzada y lograda con alto espíritu republicano!
   

Recordó entonces que tanta importancia se le ha asignado institucionalmente que en el año 2010, se organizaron distintos encuentros académicos donde el mismo fue explicado, analizado, debatido y consensuado no sólo con los distintos doctrinarios que opinaron favorablemente!, sino también con los destinatarios a quienes se habrá de aplicar la ley. Ellos fueron en la Inspección General de Justicia, el 23 de junio, en el CPACF el 7 de julio, en el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas el 19 de agosto y en la "Asociación Civil Centro de Estudio y Participación con la Comunidad" el 14 de septiembre del 2010 !!!

Porque como corolario de los fundamentos leidos,-agrego el presentador- surgen claramente los motivos por los cuales el Diario Clarín, el Ex Presidente del Club River Plate, el de la AfA y Diputados identificados con Dualde y Macri criticaron esta elaboracion juridica sin precedentes!. sin poder rebatirlo jurídicamente por más esfuerzo desplegado y "despilfarro enceguecido" de medios y dinero espurios!!!

   

Por ello fue que reiteró que el "Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles", no sólo fue aprobado por el Senado de la Nación, sino fue debatido por la Doctrina en reiteradas oportunidades en la que ella de forma unánime se manifestó a favor del mismo y por ello es un proyecto absolutamente democrático como ninguno de los anteriromente mencionados por el Dr. Biagosch. Por ello y para más información, -tal como con pregnutas le requería el Auditorio- volvió a leer la dirección de la pag web para informarse plenamente: www.leydeasocciviles.com.ar.

Ello así,-sentenció el expositor-, porque se ha garantizado y respetado el "Estado de Derecho", la verdadera "Seguridad Juridica argentina"!!!!!

   
Y este, es el legado jurídico más grande que ha efectuado el Dr. Facundo Biagosch a su Patria, en su calidad destacado Autor, Doctrinario y Catedrático argentino donde ha combinado su gran formación jurídica, su formación filosófica aristotélico tomista, sus conocimientos y su experiencia como Asesor del Senado de al Nación además de la adquirida en la Inspección General de Justicia!!!
   
Mientras tanto, el público presente seguía con atención las manifestaciones efectuadas y la lectura que iba efectuando el Presentador.
   
...Al igual que continuaba escuchando con atención otro sector del Auditorio, no obstante a lo avanzado de la hora!
   
El Auditorio sigue con gran interés todo lo manifestado sobre el "Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles" del Dr. Facundo Biagosch.
   
Y además el Auditorio continuaba con llamativa atención las manifestaciones del Presentador, referidas al destacado Autor argentino!
   
En esta parte de su presentación, ya hacia el final de la misma, el Dr. Alberto Gelly Cantilo dio lectura -para dimensionar la repercusión en los ámbitos empresarios, económicos, políticos y sociales que ha tenido el libro desde su publicación en agosto de 2012 y a lo largo de este año 3013- de una de las tantas "Gacetillas" reproducidas por la a Prensa Escrita: "Cámaras Empresarias":
El martes 13 de noviembre de 2012 en el Salón de Lectura Arturo Illia de la Cámara de Senadores del Palacio Legislativo, calle Hipólito Yrigoyen 1849, se presentó el último libro del Mag. Facundo Alberto Biagosch (MDE. 1996) , “Cámaras Empresarias” (Ed Ad Hoc. Bs. As. 2012) en un acto académico que contó con la presencia -para referirse a esta obra- el distinguido constitucionalista Dr. Dr. Alberto González Arzac, y la Senadora Nacional por Tucumán (MC), Dra. Malvina Seguí.
Esta nueva obra del Mag. Facundo Alberto Biagosch aborda un tema que por primera vez es analizado íntegramente por la Doctrina argentina.
El libro contiene –entre otros ítems- la “Presentación” del Dr. Alberto González Arzac, el “Prefacio” del Autor y trata por primera vez en una obra jurídica de nuestro País todos los temas que analizan los antecedentes históricos, los diferentes institutos jurídicos y el funcionamiento de las Cámaras Empresarias como entidades de segundo grado conformadas por sociedades comerciales, empresas e –incluso excepcionalmente- también pueden serlo por empresarios individuales o simples comerciantes.
El libro contiene también un muy interesante “Apéndice Normativo” que abarca, además de diferentes disposiciones normativas, el “Nuevo Proyecto de Ley de Asociaciones Civiles”. Los once capítulos contienen y se analizan los siguientes temas: “Conceptos Generales.” “El derecho de asociación de las personas jurídicas”; “Los distintos grados de asociación”; El objeto de bien común de este tipo de entidades, sus antecedentes históricos e importancia actual; naturaleza jurídica y conformación; el órgano de gobierno: la asamblea, el órgano administración; los órganos de fiscalización interna; disolución y liquidación.
Sobre el Autor y la obra ha destacado el Dr. Alberto González Arzac: “No caben dudas de que el Dr. Facundo A. Biagosch es, entre los autores argentinos, quien más dedicación ha ofrecido al estudio de las asociaciones civiles, instituciones en las que en 1869 el Dr. Dalmasio Vélez Sarfield dedicó muy poco más que un inciso del art. 33 del Cód. Civil y sobre él se fueron edificando doctrina y jurisprudencia, hasta que en 1968 la ley 17.711 modificó su redacción.
Desde inicio de este siglo XXI Facundo Alberto Biagosch comenzó a escribir una serie de trabajos que ya han adquirido la categoría de “verdaderos clásicos” de la literatura jurídica argentina, tales como “Asociaciones Civiles” (Ed. Ad. Hoc. Bs As. , 2000; 2° ed., 2006), “Organizaciones no Gubernamentales” (Ed. Ad. Hoc. Bs. As. 2004), “El objeto del bien común de las Asociaciones Civiles” (Ed. Ad. Hoc. Bs. As. 2010), -entre otros-, que ahora completa con esta obra titulada “Cámaras Empresarias”. Y, paralelamente, elaboró un “Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles” al que diversos legisladores fueron otorgando la presencia que durante la década mantiene en el Congreso de la Nación.
He acompañado permanentemente esas inquietudes del Dr. Biagosch porque en estos tiempos las asociaciones civiles tienen enorme vigencia en el país en los más variados campos de la vida social, y merecen contar con una legislación adecuada a su importancia.
También ha afirmado este Autor refiriéndose a la desestimación de la personería jurídica de estas entidades que “…Una de las facetas en las que las asociaciones civiles han adquirido fisonomía peculiar es el caso de las cámaras empresarias, entidades con indisimulable gravitación económica y social, particularmente a través de las “federaciones empresarias” (asociaciones de segundo grado)”.
“En todos los casos, esas asociaciones civiles tienen definida su esfera de acción conforme con el objeto social para el cual fueron instituidas, que, invariablemente, debe procurar el bien común y carecer de fines lucrativos”.
“Las federaciones y confederaciones empresarias no pueden exceder el objeto para el que han sido creadas”.
“Trasponen la esfera de acción para la que se encuentran legitimadas aquellas cámaras empresarias que adoptan decisiones de naturaleza política o sindical, dado que para ello están vigentes leyes de asociaciones profesionales y de partidos políticos, concebidas conforme con normas constitucionales especificas, como los son el art. 14 bis y el art. 38, C. N. , respectivamente. Incluso la participación de las entidades empresarias en los convenios colectivos de trabajo que representan a los empleadores esta legitimada por la legislación respectiva a fin de perfeccionar un objeto de bien común, como los es el acuerdo entre trabajadores y empresarios.”
“Pero de manera alguna puede admitirse esa participación en “medidas de fuerza”, “huelgas “,paros”, lock out, “grupos de presión” u otras vías de hecho que de ninguna forma se corresponden con su objeto social ni a una operatoria tendiente al bien común, en la medida que significan acciones dirigidas a defender intereses lucrativos sectoriales (distintos del bien común), realzados al margen de la ley, los estatutos y el marco constitucional en que se desenvuelven.”
“Lamentablemente este tipo de distorsiones se han repetido desde tiempo atrás, no solo por quienes dirigen cámaras empresarias, sino por quienes lo hacen en otras asociaciones civiles cuya actividad ha transcendido inadecuadamente al campo político.
Recuerdo que en 1989 -siendo Inspector General de Justicia e la Nación- objeté una medida de fuerza dispuesta por la “Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional” (cuya personería jurídica fue otorgada por Resol. 1323 del año 1965), pues no estaba prevista en el objeto social. Y otro tanto hubiera hecho si en aquellos tiempos la Sociedad Rural, la Unión Industrial o cualquier otra asociación civil hubiese procedido de la misma manera.”
“Mas recientemente, diversas entidades empresarias, reunidas en la llamada “ Mesa enlace”, realizaron una variada gama de vías de hecho para las que no se encuentran legitimadas, ejerciendo incluso en su momento una presión legislativa que desnudó a ojos vista motivaciones políticas. Al hacerlo extralimitaron la ley y los estatutos sociales, colocándose en una esfera de ilegalidad perjudicial a las propias instituciones”.
El Dr. Biagosch, a través de la erudita y trabajada elaboración doctrinaria que ahora pone a disposición de los lectores, deslinda con precisión el campo de acción por el que deben transitar las entidades empresarias.
En tal sentido, resulta de toda importancia la temática elaborada -por primera vez en el derecho argentino-¡, que se analiza en el Capítulo III “El derecho de asociación de las personas jurídicas y la inoponibilidad de su personería jurídica”. Es aquí donde el Autor desarrolla los límites e inoponibilidad de la personería jurídica de las cámaras empresarias, la teoría del corrimiento del velo asociativo, la personería jurídica de las cámaras empresarias y el principio de la especialidad, la desestimación de su personalidad jurídica y los efectos y consecuencias de la desestimación.
Por lo demás, con una metodología irreprochable y abundante bagaje doctrinario, jurisprudencial y legal, el autor totaliza una obra que devendrá imprescindiblemente para el estudio y la practica de los dirigentes, agentes y profesionales de esas entidades dentro del marco de la ley. (Ver González Arzac Alberto en “Presentación”. Pags. 17/19)
 
 
   
También ha afirmado este Autor refiriéndose a la desestimación de la personería jurídica de estas entidades -(expresamente desarrollado en el libro por priemra y ùnica vez en nuestro derecho)- que “…Una de las facetas en las que las asociaciones civiles han adquirido fisonomía peculiar es el caso de las cámaras empresarias, entidades con indisimulable gravitación económica y social, particularmente a través de las “federaciones empresarias” (asociaciones de segundo grado)”.
“En todos los casos, esas asociaciones civiles tienen definida su esfera de acción conforme con el objeto social para el cual fueron instituidas, que, invariablemente, debe procurar el bien común y carecer de fines lucrativos”.
“Las federaciones y confederaciones empresarias no pueden exceder el objeto para el que han sido creadas”.
“Trasponen la esfera de acción para la que se encuentran legitimadas aquellas cámaras empresarias que adoptan decisiones de naturaleza política o sindical, dado que para ello están vigentes leyes de asociaciones profesionales y de partidos políticos, concebidas conforme con normas constitucionales especificas, como los son el art. 14 bis y el art. 38, C. N. , respectivamente. Incluso la participación de las entidades empresarias en los convenios colectivos de trabajo que representan a los empleadores esta legitimada por la legislación respectiva a fin de perfeccionar un objeto de bien común, como los es el acuerdo entre trabajadores y empresarios.”
“Pero de manera alguna puede admitirse esa participación en “medidas de fuerza”, “huelgas “,paros”, lock out, “grupos de presión” u otras vías de hecho que de ninguna forma se corresponden con su objeto social ni a una operatoria tendiente al bien común, en la medida que significan acciones dirigidas a defender intereses lucrativos sectoriales (distintos del bien común), realzados al margen de la ley, los estatutos y el marco constitucional en que se desenvuelven.”
 
   
El Autor, agradece especialmente a su Presentador, Dr. Alberto Gelly Cantilo, por la brillante exposición que acababa de efectuar con un fuerte abrazo.
   
...Mientras eran aplaludidos por el Auditorio!
   
El Autor comenzó su exposición agradeciendo mucho a los organizadores de este quinto acto de presentación de su último libro! (Dentro de ellos destacó en primer lugar a la Dra. Luz Amadora Rodríguez, quien como Secretaria del "Instituto de Historia del Derecho", con gran dedicación se ocupa de las tareas propias de su cargo dentro del mismo y como destacada organizadora de estos encuentros académicos, es la principal responsable de lograr con gran éxito su cometido, como en este caso! Seguidamente expresó que, para todo Autor siempre es un gusto presentar un libro y ello se agiganta en este caso, no sólo por ser el quinto acto de presentación de un mismo libro de donde queda manifestado el interés y repercusión que ha despertado!, sino principalmente en este caso por poder hacerlo frente a sus colegas, sus pares y nada menos que en la "casa que los alberga" como lo es el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal! Seguidamente se refirió específicamente a lo que mas satisfacciones le ha dejado su libro como un verdadero aporte al derecho argentino al ser un novísimo tema nunca antes tratado y que ha sido el mas comentado y "elogiosamente" analizado por diferentes juristas y en las cuatro presentaciones efectuadas que precedieron a esta quinta!
   
Expresó que para todo Autor siempre es un gusto presentar un libro y ello se agiganta en este caso por poder hacerlo frente a sus colegas, sus pares y nada menos que en la casa que los alberga como lo es el "Colegio Público de Abogados de la Capital Federal". Seguidamente se refirió específicamente al análisis de uno de los temas que mayores satisfacciones le ha dejado su libro como un verdadero aporte al derecho argentino al ser un novísimo tema nunca antes tratado y que ha sido el más comentado y auspiciosamente analizado por diferentes juristas y en las cuatro presentaciones efectuadas que precedieron a esta quinta!
   
Seguidamente se refirió específicamente a lo que más satisfacciones le ha dejado su libro como un verdadero aporte al derecho argentino como lo es sin dudas su novísimo tema nunca antes tratado en nuestro País, y que ha sido -además- el más comentado y muy auspiciosamente analizado por diferentes juristas en las cuatro presentaciones efectuadas que precedieron a esta quinta!
   
Se refirió entonces al estándar de conducta de los directivos de las cámaras empresarias y en un altamente desarrollado análisis jurídico explicó y analizó con el Auditorio, señalando que en el Proyecto de Ley de Asociaciones Civiles que elaborara hace ya casi diez años. sobresale como nuevo instituto jurídico este tema. El mismo está regulado en un Artículo que establece lo siguiente:
Artículo 38°: Diligencia de los Miembros Directivos Los miembros integrantes de la comisión directiva deben desempeñarse en su cargo con la diligencia, honestidad y lealtad del buen administrador de cosa ajena.
Aquellos que no cumplieren con sus obligaciones son responsables, ilimitada y solidariamente, por los daños y perjuicios que resultaren de su acción u omisión.

Este artículo de la ley crea el estándar del administrador de las asociaciones civiles, aplicable a los directivos de las cámaras empresarias que debe ser el del “buen administrador de cosa ajena”
Quedaría incorporado en la sanción de la ley, lo que podría parecer -en una primera interpretación- una novedosa figura en el derecho privado argentino. Hacemos referencia al ámbito del derecho privado porque, además de estar en presencia de una de las personas jurídicas de carácter privado, también es en su ámbito donde el derecho argentino ya tiene regulado otro estándar de conducta para ser aplicado a los directivos de otra de las personas jurídicas de carácter privado como es el caso de las sociedades comerciales.
Establece el artículo que Los miembros integrantes de la Comisión Directiva deben desempeñarse en su cargo con la diligencia, honestidad y lealtad del buen administrador de cosa ajena”.
Este estándar, que a diferencia del estándar del artículo 59 de la ley 19.550 puede parecer “novedoso”, en realidad surge de la esencia de las asociaciones civiles, de la letra y “espíritu” de algunas normas específicas del Código Civil y de aplicar e interrelacionar viejos principios e institutos del derecho civil argentino.
La primera norma que ha sido tenida en cuenta es el artículo 50 del código de Vélez que establece que “disuelta o acabada una asociación con el carácter de persona jurídica, los bienes y acciones que a ella pertenecían, tendrán el destino previsto en sus estatutos; y si nada se hubiese dispuesto en ellos, los bienes y acciones serán considerados como vacantes y aplicados a los objetos que disponga e Cuerpo Legislativo, salvo todo perjuicio a terceros y a los miembros existentes de la corporación”.
Es a partir de este principio que el “Estatuto Tipo para Asociaciones Civiles” incorporado como Anexo 9 a las Normas de la Inspección General de Justicia, aprobadas por la Resolución I.G.P.J. Nº: 6/80 completa o reglamenta el mismo, al señalar en su artículo 31 que “ El órgano de fiscalización deberá vigilar las operaciones de liquidación de la asociación. Una vez pagadas las deudas, el remanente de los bienes se destinará a otra entidad que tenga por principal objeto del bien común, tenga domicilio y personería jurídica en la República, y se encuentre exenta de gravámenes en los órdenes nacional provincial y municipal”.
En segundo lugar, se ha tenido en cuenta el artículo 39 del Código Civil que establece que los bienes que pertenezcan a la asociación no pertenecen a ninguno de sus miembros; y ninguno de sus miembros, ni todos ellos están obligados a satisfacer las deudas de la corporación si expresamente no se hubiesen obligado como fiadores, o mancomunado con ella.
Es decir es del análisis exegético de estas normas, pero también de su análisis finalista de donde surgirán claramente los elementos necesarios para poder conformar y terminar de configurar la “esencia” de las asociaciones civiles en lo que respecta a la propiedad y/o titularidad de los bienes que integran su patrimonio.
Ello así dado que el patrimonio de la asociación civil, de acuerdo al principio fijado en los artículos 39 y 50 del Código Civil, no es de cada uno de los socios conforme a su categoría y/o aportes como sucede en las sociedades comerciales, sino que le serán ajenos sus bienes y por ello ajenos a los miembros integrantes de la Comisión Directiva. Esto queda expresamente señalado en el artículo 39 y claramente manifestada esta idea del padre del Código Civil al hacer referencia y hablar el artículo 50 de “los bienes que a ella pertenecían”, es decir que no pertenecían a los socios u otra persona. Además de ello, se está refiriendo este artículo a los bienes en términos generales, por lo que se aplica a todos ellos, -sin distinción alguna que no corresponde efectuar- es decir a los bienes muebles, inmuebles y otros bienes intangibles.
Este es el punto de partida del estándar de conducta de los directivos que hemos ideado para la ley de asociaciones civiles.
También hemos seguido y analizado otros institutos del derecho civil argentino con plena vigencia desde la sanción y aplicación de nuestro Código Civil en el año 1871. Por ello bien puede señalarse que cuando hacemos referencia a “institutos del derecho civil”, hemos seguido criterios que ya estaban presentes en el Contrato de Mandato y de Depósito en lo que hace a las obligaciones del mandatario y depositario, según veremos.
Si bien,-tal como ya hemos dicho en el comentario de otros artículos- no consideramos aplicable la figura del mandato para determinar la naturaleza jurídica de los miembros de la comisión directiva, por considerar que la misma aplicada a los miembros integrantes del órgano de administración de estas personas jurídicas, ya ha sido superada por la doctrina en general a fines del siglo anterior, motivo por el cual el Proyecto sigue la “teoría del órgano” o “teoría organicista”, también corresponde destacar –tal como se hace dentro de los Fundamentos elaborados cuando se presentara el Proyecto- que la Inspección General de Justicia en forma reiterada desde hace muchos años ha aplicado supletoriamente la Ley de Fundaciones para fijar el criterio a seguir ante determinadas situaciones planteadas en las asociaciones civiles. Así, por ejemplo, el artículo 19 de la ley 19.836 -que establece que los derechos y obligaciones de los miembros del Consejo de Administración de la Fundación serán regidos por las reglas del mandato- fue el principio que siguió el organismo para definir la naturaleza jurídica de los miembros que integran la comisión directiva de la asociación civil.
No obstante a todo lo hasta aquí indicado con relación a la teoría del mandato y su inaplicabilidad al órgano “Comisión Directiva” de la asociación civil, a la que se le asigna en el Proyecto la teoría del órgano o “teoría organicista”, no quiere decir ello que algunos aspectos del contrato de mandato no puedan perfectamente ser consideradas y seguidos –tal como efectuáramos en este caso- como fuentes para la elaboración de este instituto jurídico del “buen administrador de cosa ajena”. Efectivamente, hemos considerado que las obligaciones del mandatario establecidas en el Capítulo III del TITULO IX del Código Civil, que comprende los artículos 1904 al 1940 han determinado en nuestro derecho de fondo verdaderos principios que corresponde por su “espíritu” ser respetados y tenidos en cuenta en ese Proyecto de Ley.
Así, por ejemplo, el artículo 1909 establece la obligación del mandatario a dar cuenta de sus operaciones, y a entregar al mandante cuanto haya recibido en virtud del mandato, aunque lo recibido no se debiese al mandante. Por su parte el artículo 1908 establece que el mandatario no ejecutará fielmente el mandato, cuya ejecución fuera manifiestamente dañosa al mandatario: o bien el principio del artículo 1907 que establece que el mandatario debe abstenerse de cumplir el mandato cuya ejecución fuera manifiestamente dañosa al mandante. Otro artículo que ha sido analizado -para la elaboración de este estándar que sienta el Proyecto- del contrato de mandado civil ha sido el artículo 1911 que establece que la obligación que tiene el mandatario de entregar lo recibido en virtud del mandato, comprende todo lo que el mandante le confió y de que no dispuso por su orden; todo lo que recibió de un tercero, aunque lo recibiese sin derecho; todas las ganancias resultantes del negocio que se le encargó; los títulos, documentos y papeles que el mandante le hubiese confinado, con excepción de las cartas e instrucciones que el mandante le hubiese remitido o dado. Así también hemos considerado el artículo 1917 que establece que si el negocio encargado al mandatario fuese de los que por su oficio o su modo de vivir, acepta él regularmente, aún cuando se excuse del encargo, deberá tomar las providencias conservatorias urgentes que requiera el negocio que se le encomienda.
Estos han sido los artículos y principios del mandato que hemos tenido en cuenta para la elaboración del estándar aquí en análisis.
Pero además de éste, también hemos considerado algunos principios que rigen el contrato de depósito, básicamente en lo que respecta a las obligaciones del depositario en el depósito regular, comprendidas entre los artículos 2202 a 2219 del Código Civil. Se analizó y tomó en cuenta -en primer lugar- el principio que surge del artículo 2202 al establecer que “el depositario está obligado a poner las mismas diligencias en la guarda de la cosa depositada, que en las suyas propias”. También se ha considerado el artículo 2210 que establece que el depositario debe restituir la misma cosa depositada en su estado exterior con todas sus accesiones y frutos, y como ella se encuentre, sin responder de los deterioros que hubiese sufrido sin su culpa.
El juego armónico y el “espíritu” de los artículos señalados de ambos contratos civiles han servido para entender y aplicar el marco general de este Standard del buen administrador de cosa ajena. Ello así dado que en los dos contratos civiles seguidos y señalados está presente el elemento objetivo de la “cosa ajena” y por ello es que ya Vélez Sarsfield fijaba las condiciones, responsabilidad y diligencia que llevaban implícitas las obligaciones del mandatario del depositario.
El estándar creado en esta ley requiere de una conducta que -a su vez- se diferencia y es más exigente que la conducta del “buen hombre de negocios” y la del “buen padre de familia” por importantes razones. Entre las similitudes y diferencias entre el estándar del “buen hombre de negocios” y el “buen administrador de cosa ajena” corresponde señalar que ambos son creados por la ley como principios que establecen un criterio objetivo en uno y otro caso para la apreciación judicial. Es también un elemento común a ambos tener en cuenta que el hecho de la lealtad del administrador de una sociedad comercial y del directivo de una asociación civil, importa la postergación de sus intereses personales, sobreponiendo siempre el cumplimiento o realización del interés de la entidad sobre aquél. Pero, tal como señala una ya clásica interpretación de la doctrina “societarista” argentina, en dicho criterio estaba implícito el artículo 337 del Código de Comercio, por remisión al artículo 1008 del Código Civil.
Entonces si el buen hombre de negocios debe atender los intereses de la sociedad comercial por encima de los personales, mayor será el deber de hacerlo en el caso del administrador de una asociación civil dado que el patrimonio de la misma, será para su administrador –justamente- una “cosa ajena” que éste deberá administrar solo por el tiempo que dure su cargo en la Comisión Directiva, pero siempre cumpliendo con una buena administración de cosa a ajena con las obligaciones que ello implica, muchas de las cuales ya existían en nuestro derecho de fondo por haber tenido en cuenta y efectuar una aplicación analógica de las obligaciones del mandatario y las del depositario.
   
Continuó ratificando entonces el desarrollo del tema, lo que despertó un fuerte aplauso en la concurrencia y demás panelistas!
   
Mientras tanto la Sala Dr. Norberto Canale, prácticamente colmada seguía las ideas y conceptos jurídicos analíticos que iba manifestando el Autor.
   
Se refirió finalmennte a otro tema novisimo que aporta su obra al derecho argentino cual es el del "CAPITULO III- EL DERECHO DE ASOCIACIÓN DE LAS PERSONAS JURÍDICAS Y LA INOPONIBILIDAD DE SU PERSONERÍA JURÍDICA"
Como una suerte de -Introducción del mismo explicó al Auditorio que en este capítulo, en primer término desarrollaremos la segunda parte del tema del derecho de asociación de las personas jurídicas tal como es estudiado y hemos ya analizado y desarrollado en nuestra ópera prima “Asociaciones Civiles” en el año 2000, también en nuestra segunda obra “Organizaciones No Gubernamentales” en el año 2004 y en la Segunda Edición de “Asociaciones Civiles. Actualizada y Ampliada” en el año 2005.
A continuación de ello, habremos de analizar algunos temas, que si bien de alguna manera han sido tratados por el derecho societario en general, pueden resultar novedosos para estas personas jurídicas, por no haber sido tratados nunca con anterioridad, en cuanto a asociaciones civiles y cámaras empresarias, se refiere.
Se trata nada más y nada menos que el tema referido a los límites y a la inoponibilidad de la personería jurídica de este tipo de entidades.
Respecto al derecho de asociación de las personas jurídicas en primer término, corresponde señalar que las referencias de hermenéutica jurídica y abordaje de la explicación conceptual y ontológica del tema, se efectúa a partir de la consideración de que en Principio, -tal como quedó desarrollado en el capítulo anterior-, si bien el derecho de asociación es un derecho subjetivo -del que gozamos todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino, tal como reza el Preámbulo de la C N.-, su ejercicio puede también estar en cabeza de las personas jurídicas de segundo grado como lo son las cámaras empresarias.
Hecha esta aclaración destacamos entonces que reconocido dentro los derechos y garantías en nuestra Constitución Nacional, los constituyentes de 1853 entendieron al derecho de asociación como natural del hombre y ocupa desde entonces el sitial más importante en nuestro ordenamiento jurídico.
Resulta interesante destacar que: “Las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados; pero que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma Republicana de gobierno". No se hallaba este artículo en la Constitución de 1853, sino que fue agregado por la Convención de Buenos Aires en 1860, cuya Comisión Examinadora, al presentarlo, decía en su sostenimiento: "Una declaración de los derechos intransmisibles de los pueblos y de los hombres, en un gobierno que consiste en determinados poderes, limitados por su naturaleza, no podía ni debía ser una perfecta enumeración de los poderes y derechos reservados...Por lo tanto la enumeración que se hace en la primera parte de los derechos y garantías de los individuos, que en algunos casos se hacen extensivos a los pueblos como entidades colectivas, no deben tomarse sino como ejemplos para ir de lo conocido y lo expreso, a lo desconocido y tácito. Por esto se adoptó el principio, que es el mismo contenido en la Constitución de los Estados Unidos.
Si bien es cierto que los derechos subjetivos que el artículo 14 de nuestra Carta Magna consagra, han sido ideados y reconocidos en su texto para el ser humano, único destinatario de los mismos como centro de imputación de normas en la teoría kelseneana, también pueden hacerse extensivos estos derechos subjetivos a otros centros de imputación de normas como las personas jurídicas, cuando normativamente así se establece.
   
Destacó lo que ha dado en llamar en su obra los Límites e Inoponibilidad de la personería jurídica de las cámaras empresarias, señalando - ante el gran interés del Auditorio- que es un tema de interés especial el que desde siempre ha suscitado la “teoría de la inoponibilidad de la persona jurídica”, como así también -con anterioridad y directamente relacionado con ello-, el tema de los límites de la personalidad jurídica y el denominado abuso de la personalidad.
Así por ejemplo en referencia al caso de las sociedades comerciales, -que es perfectamente aplicable a las cámaras empresarias dentro de este ámbito de hermenéutica jurídica-, ya nos decía Nissen que la indebida utilización del contrato de sociedad para encubrir fines ilegítimos o contrarios al espíritu del legislador, el cual, al otorgarle personalidad jurídica a las sociedades, permite la actuación de un sujeto de derecho diferente a la persona de los socios que la integran, explica la necesidad de poner límites a los beneficios de la personalidad jurídica de las sociedades comerciales.
En nuestro ordenamiento jurídico, salvo el principio de la especialidad originado en el artículo 35 del Código Civil -que se analiza para las cámaras empresarias mas adelante en este mismo capítulo-, el tema de la "inoponibilidad de la persona jurídica de carácter privado, encuentra su regulación normativa aplicable a las sociedades comerciales, en el Artículo 54 in fine de la Ley 19550.
En la última parte, que incorporara la modificación de la Ley producida por la ley 22.903, se establece:
INOPONIBILIDAD DE LA PERSONALIDAD JURÍDICA).- La actuación de la sociedad que encubra la consecución de fines extrasocietarios, constituya un mero recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe o para frustrar derechos de terceros, se imputará directamente a los socios o a los controlantes que la hicieron posible, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados.
Respecto al mismo también ha dicho Nissen que este artículo complementó el artículo 2° de la ley 19.550 que -a su vez- la ley 22.903 de alguna manera reglamentó y complementó aquel principio general describiendo los presupuestos de aplicación de la doctrina de la inoponibilidad y reglamentando sus efectos. El primer acierto del art. 54 último párrafo constituye la descripción del fenómeno que origina las sanciones allí establecidas.
   
También analizó la llamada "Teoría del corrimiento del velo asociativo", destacando que esta teoría que algunos autores han encontrado que tiene su antecedente en la “teoría del disgregard of legal entity” del derecho anglosajón, es la que en el derecho argentino consagra y legisla el artículo 54 in fine de la ley 19.550, tal como se ha señalado anteriormente.
Pero además de ello, también en el derecho argentino, -si bien con algunas diferencias- también teníamos el artículo 35 del Código Civil- el que se asimila a esta teoría en cuanto a sus efectos jurídicos se refiere.
Si bien este tema específico, seria especialmente analizado en el seguidamente , no es menor la importancia de las semejanzas a las que aquí hacemos referencia.
Al hablar del “corrimiento del velo asociativo” estamos refiriendo al corrimiento de la “máscara” que puede llegar a constituir la personería jurídica cuando ella es utilizada para encubrir fines que nada tienen que ver ni con el espíritu del legislador, ni con su institución como persona jurídica, ni -menos aún- con el principio de la especialidad.
Así como el artículo 54 in fine de la ley 19.550 legisla los llamados “fines extrasocietarios” para determinar uno de los casos en que se aplica la inoponibilidad de la persona jurídica sociedad comercial, corresponde determinar una suerte de paralelo con lo que bien puede darse en las cámaras empresarias.
Efectivamente bien pueden presentarse, como de hecho han existido ejemplos bastante recientes y resonados por la prensa -a los que González Arzac se ha referido en la “Presentación” de esta obra- en los que ciertas cámaras empresarias se han extralimitado en los actos efectuados del objeto social para -y por- el cual fueron instituidas y autorizadas a funcionar con el carácter de persona jurídica por el Estado.
Dichos actos son perfectamente equiparables a los fines extrasocietarios del artículo 54 ya que en los mismos se ha extralimitado el objeto y se ha utilizado o bien se han valido de la persona jurídica cámara empresaria, para fines que nada tienen que ver ni con el objeto ni con las actividades autorizadas, de acuerdo al principio de la especialidad que debe regir esta materia.
Por ello es que entiende González Arzac que “de manera alguna puede admitirse la participación de cámaras empresarias en “medidas de fuerza”, “huelgas”, “look outs”, “grupos de presión “ni ninguna otra vía de hecho que de ninguna forma se correspondan con su objeto social”.
Y ello así porque efectivamente en su esencia los mismos constituyen verdaderos fines extrasocietarios los de estas cámaras empresarias.
Es así dado que todos aquellos actos son los que la que la prensa y la opinión pública mayoritaria han catalogado -incluso- como “sediciosos” y “desestabilizadores“ han podido ser efectuados por fuera de su autorización y capacidad jurídica. Por esta misma razón -además- se hará jurídicamente responsable por los mismos, a las personas que los efectuaron utilizándola o valiéndose de la personería jurídica de la cámara empresaria.
Por lo tanto se “corre el velo” para que quien -o quienes- sean las personas físicas detrás de este velo, les sean imputables y se les aplique la responsabilidad por los actos jurídicos que utilizando o valiéndose de la máscara o a partir del amparo de ese velo asociativo, dichas personas físicas han efectuado.
   
A continuación , siempre siguiendo el orden del capitulo que estaba analizando . señaló el tema de la personería jurídica de las cámaras empresarias y el "Principio de la Especialidad".
En tal sentido destacó que lo analizado y desarrollado con anterioridad a dicho capítulo del libro , no sólo se relacionan, sino también encuentran su fundamento jurídico esencial y punto de partida en el “principio de la especialidad” que se estaba analizando.
En el derecho argentino tiene aplicación desde el año 1871 en el que entró en vigencia el Código Civil de Vélez Sarsfield, sin que ninguna modificación posterior lo alterase.
Antes de analizar con el detenimiento -que la cuestión requiere-, el tema del principio de la especialidad, corresponde efectuar algunas aclaraciones al respecto.
Se trata de un principio jurídico de larga data en la historia de la teoría de las personas jurídicas elaborado inicialmente y luego continuado en países de tradición jurídica romanista como el nuestro. Con el sucesivo devenir del tiempo irá siendo adoptado -incluso- por los países que adhirieron al movimiento histórico jurídico de la codificación napoleónica, hasta llegar hasta nuestros días.
Si bien su esencia se mantiene, también es cierto que a lo largo de los siglos transcurridos se ha ido modificando su interpretación exegética tanto como la finalista.
Ello ha dado lugar y ha permitido ir evolucionando desde una primera interpretación más rigurosa, a medida que se ha ido flexibilizando el criterio a determinarse al momento de especificar y fijar los límites interpretativos del mismo, pero sin desviarse del principio esencial de hermenéutica jurídica a partir del cual han podido elaborarse interpretaciones doctrinarias varias.
En una primera interpretación doctrinaria francesa decimonónica que sería continuada en el siglo XX por la doctrina civilista de aquel país, el principio de la especialidad implicaba que las personas morales no recibían derechos y no celebraban actos sino de acuerdo con su objeto. En todo otro dominio, en efecto, su personalidad no tenía razón de ser. El objeto de la persona moral era inmutable para las fundaciones; para las asociaciones, en cambio, podía recibir modificaciones por voluntad de sus miembros, y para los establecimientos públicos, o corporaciones su objeto se define por el estado.
La sanción del principio de especialidad se manifestaba -para aquella interpretación- sobre todo cuando los establecimientos recibían, mediante ciertas cargas, donaciones sometidas a la autorización administrativa. Esta autorización, se entendía que no era concedida sino en función del principio de la especialidad de la cual la administración era entonces el único juez, con exclusión de los tribunales civiles. En los demás casos, correspondía a esos tribunales anular los actos celebrados por un establecimiento, que resultaren contrarios al principio de su especialidad y, por consecuencia, sin personalidad civil.
Sin embargo ya por entonces, como ejemplo de la evolución en la doctrina universal, esta corriente de opinión ya fijaba determinados atenuantes. Por eso se nos decía hacia mediados del siglo XX que la especialidad no debe ser de ningún modo considerada demasiado rigurosamente. Así, pues, las sociedades, órganos destinados a realizar y a repartir beneficios pueden recibir y dar donaciones. Además cuando se trata de agrupaciones, hay que tener en cuenta su derecho a modificar por ellas mismas su objeto.
En la doctrina argentina han sido numerosas las interpretaciones que se han manifestado sobre al teoría o principio de la especialidad. Sin embargo todas ellas la caracterizan como una efectiva limitación de la capacidad de la personas jurídica.
Salvat nos transmite esta conclusión a partir de un razonamiento lógico que indica que desde luego, aun dentro del dominio de los bienes, la capacidad de las personas jurídicas está limitada por lo que se ha convenido en llamar en doctrina principio de la especialidad; es decir, por el objeto de la institución. En virtud de este principio, ninguna persona jurídica puede realizar actos extraños al objeto de su institución; así, por ejemplo, una compañía de seguros no podría ejercer las operaciones propias de un banco; una sociedad de socorros mutuos no podría dedicarse a operaciones de transporte; etc. El principio de especialidad se funda en que el ejercicio de operaciones extrañas al objeto de su institución, importaría cambiar el objeto de ella, lo cual no es posible hacer sino en las condiciones y casos previstos en los estatutos.
Sin embargo el propio autor destaca que este principio, sin embargo, debe ser entendido y aplicado en su verdadero carácter y alcance. En virtud de él, una persona jurídica no podría dedicarse al ejercicio de operaciones extrañas a su fin, pero siempre que obrara en los limites de éste, podría realizar toda clase de operaciones, cualquiera sea su naturaleza; así, en los ejemplos puestos precedentemente, una compañía de seguros puede, sin dificultad alguna, descontar en un banco los documentos de sus clientes que tuviera en cartera; una sociedad de socorros mutuos podría organizar todo lo necesario para transportar por si misma, sin tener que recurrir a empresas de transporte, los medicamentos y demás elementos necesarios para prestar a sus socios la protección debida.
El principio, en nuestro concepto, está expresamente consagrado por el art. 35 del Código Civil, en cuanto establece que las personas jurídicas pueden, para los fines de su institución, adquirir los derechos y ejercer los actos que no les sean prohibidos. Estos términos: para los fines de su institución, demuestran claramente que la plena capacidad de derecho de las personas jurídicas, se les reconoce solo en tanto obren dentro de este fin. Esto es perfectamente razonable, puesto que es el fin que persiguen lo que constituye la razón esencial del reconocimiento de su personalidad.
También Borda arriba a la misma conclusión a partir de otro razonamiento que con toda claridad nos transmite cuando destaca que es menester, sin embargo establecer una diferencia fundamental entre las personas naturales y las jurídicas en cuanto a su capacidad: Mientras las primeras tienen todos los campos de la actividad jurídica a su alcance, y pueden ser al mismo tiempo profesionales, comerciantes, filántropos, educadores, deportistas, etc., las personas jurídicas sólo pueden realizar aquellos actos vinculados a los fines de su institución (art. 35 del Código Civil). Así, por ejemplo una compañía de seguros no puede dedicarse a operaciones de importación y exportación, ni una asociación con fines educativos puede ejercer el comercio, etc. Este es el principio de la especialidad.
Llegamos así a nuestros días con un principio general de nuestra legislación de fondo vigente desde hace más de un siglo en la República Argentina.
Actualmente se considera que la aplicación y el límite de actuación con plena capacidad de las cámaras empresarias, estará determinado por la celebración de actos comprendidos dentro de su objeto y las actividades estatutariamente establecidas que hagan al cumplimiento de ese objeto.
Asimismo debe destacarse que si existe una clase de persona jurídica dentro de las enumeradas en el Artículo 33 del Código Civil donde se pone de manifiesto de manera mas evidente y como en ninguna otra de las personas jurídicas indicadas en dicho artículo, el principio de la especialidad, es precisamente en aquellas entidades que requieren autorización expresa para funcionar con el carácter de persona jurídica como lo son las asociaciones civiles, las fundaciones y dentro de las primeras quedan incorporadas las cámaras empresarias.
Se evidencia con mayor claridad dentro de las mismas el principio de la especialidad, porque han sido autorizadas a funcionar con el carácter de persona jurídica por el Estado, por tener un objeto claramente predeterminado que debe constituir un objeto de bien común. He aquí entonces la principal razón dentro de esta línea argumental indagatoria y conclusión lógica.
Por eso no pueden tener un objeto que no sea considerado de bien común para el organismo estatal encargado de autorizarlas a funcionar como persona jurídica, ni desarrollar actividades que no estén expresamente comprendidos dentro del Estatuto para coadyuvar con el cumplimiento del objeto.
Por ello es que el “Nuevo Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles” en su Artículo 5° establece que la ley ratifica el Principio de la Especialidad originado en el Artículo 35 del Código Civil, tal como puede verse en los puntos subsiguientes y en el “Apéndice Normativo” de esta Obra.
   
Para terminar con el análisis de lo que ha dado en llamar en nuestro derecho. "El cumplimiento de su objeto y las extralimitaciones al mismo", destacando enfáticamente que en nuestro días, merced a la evolución interpretativa en lo que hace a una aplicación menos rigurosa de este principio, llegamos a que la manifestación acabada del mismo estará dada por el cumplimiento del objeto para el cual las cámaras empresarias reciben del Estado el “beneficio de su personería jurídica”. Nunca para el cumplimiento de otro objeto, -ni tampoco en el mismo plano de hermenéutica jurídica-, para el cumplimiento de un objeto o la concreción de una actividad que pueda no ser considerada o que se aparte de lo que razonablemente se entiende como actividades dirigidas al cumplimiento de su objeto que siempre es y debe ser considerado un "objeto de bien común".
Porque ello no es otra cosa que la "autorización para funcionar" de la que nos habla el artículo 33 de Código Civil.
Pero también porque es el mismo artículo el que fija el requisito esencial de tener por principal objeto el bien común, que se analiza en otro capítulo de esta obra.
Por lo tanto el no cumplimiento del objeto que le mereció la autorización para funcionar con el carácter de persona jurídica, configura una causal de "desestimación de su personalidad jurídica" de acuerdo al "principio de la especialidad" analizado con anterioridad, o bien de extralimitación del mismo.
   
El Dr. Alberto Gelly Cantilo mientras tanto escuchaba atentamente la explicación exegética y finalista del capítulo III de esta obra!!
   
Destacó seguidamente el Autor el tema de la "desestimación de la personalidad jurídica" de las cámaras empresarias, ya sea que se trate de un caso de extralimitación de su objeto, o bien de inoponibilidad de la persona jurídica, cierto es que en ambos casos la consecuencia que -a partir de una relación causa-efecto- se produce, no es otra que la desestimación de su personalidad jurídica.
Ello así por lo hasta aquí señalado en el presente capítulo, a lo que bien podemos agregar algunos pronunciamientos jurisprudenciales y doctrinarios.
Señala Nissen respecto a la aplicabilidad de la doctrina de la inoponibilidad de la persona jurídica a otras personas de existencia ideal, que si bien el Código Civil no incluye solución similar a las previstas en los arts. 2° y 54 in fine de la ley 19550, resulta evidente que la aplicación de la doctrina de la inoponibilidad de la persona jurídica es aplicable a todo supuesto en que una persona de existencia ideal reconocida como sujeto de derecho ha abusado de tal prerrogativa. Así lo interpretó la Sala “D” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, en el caso “Sindicato Único Portuarios Argentinos”, en donde el tribunal allanó la personalidad de un nuevo sindicato creado por todos los afiliados de un anterior sindicato de la misma denominación y dirigido por el mismo secretario general, que había sido declarado en concurso civil .
   
Para luego destacar como una suerte de conclusión lógico jurídica de la temática hasta allí desarrollada y explicada desde el meticuloso punto de vista lógico jurídico, los llamados "Efectos y consecuencias de la desestimación". En tal sentido destaco que son los que se producen una vez desestimada la personería jurídica de la cámara empresaria, -como surge de los puntos anteriores- traerá como consecuencia y efecto principal la no imputación de tales actos a la cámara empresaria como persona jurídica, centro de imputación de normas diferenciado de las personas que la conforman e integran.
Sino que dichos actos le serán directamente imputables a los socios o directivos de esta persona jurídica. Es decir justamente a quienes los han efectuado o los han hecho posibles en un caso de haber existido acción por omisión.
Estos efectos y consecuencias son una suerte del corolario de lo analizado y desarrollado en este capítulo. Pero además de ello, en el “Nuevo Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles” expresamente se trata y legisla al respecto, en la misma línea interpretativa que la esbozada en el libro.
En tal sentido se han incorporado dos artículos muy importantes a considerar dado que por un lado- de alguna forma se reglamenta el “Principio de la Especialidad” que se origina en el artículo 35 del Código Civil, tal como antes se ha analizado.
En segundo lugar se incorpora por primera vez en el ordenamiento positivo argentino el instituto de la inoponibilidad de estas personas jurídicas, determinando sus efectos y consecuencias en el artículo 6:

ARTÍCULO 5.- Principio de la especialidad: Esta ley ratifica en el derecho argentino el principio de la especialidad originado en el artículo 35 del Código Civil de las asociaciones civiles propiamente dichas, de las de segundo y tercer grado. De acuerdo al mismo, todas ellas tienen limitada su actuación al cumplimiento de su objeto y a la celebración de los actos y las actividades indicadas en su Estatuto.

ARTÍCULO 6.- Inoponibilidad de la persona jurídica: Toda actuación que exceda los límites de su objeto y/o actividades autorizadas e indicadas en el estatuto, no serán oponibles a la asociación civil y se imputarán directamente a los socios o a los directivos que los hicieron posibles, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los daños y perjuicios causados a la asociación y a terceros.
   
Seguidamente se refirió a Capítulo VI del libro que trata el tema de la conformación de las Cámara Empresarias y destacó lo siguiente:CAMARAS EMPRESARIAS
1. Naturaleza Jurídica-
De acuerdo a lo que hemos podido ver en los dos primeros capítulos de esta obra, no quedan dudas respecto a que estamos ante un tipo de entidades cuya naturaleza jurídica corresponde a la de las llamadas “asociaciones de segundo grado”.
Son de segundo grado porque básicamente ellas asocian, agrupan y/o afilian a otras personas jurídicas distintas de las personas físicas que –a su vez- conforman éstas últimas.
Esta es la regla general dogmática y de hermenéutica jurídica que por cierto, además se corresponde con la realidad histórica y actual argentina.
Así es como se podrá analizar y comprobar en el capítulo correspondiente a la CGE, “Confederación General Económica de la República Argentina”, tomada como ejemplo emblemático de confederación de cámaras empresarias argentinas.
Esto sin embargo no quita que efectivamente pueda darse que se incorpore también a la cámara empresaria algún empresario individual, es decir un comerciante.
Pero esto solo, no es argumento suficiente como para no considerar que esencialmente son integradas por sociedades comerciales, es decir por personas jurídicas de carácter privado dentro de las comprendidas en el 2º Inciso de la Segunda Parte del Artículo 33 del Código Civil.
   
Se refirió el Autor, entonces, al CAPITULO VI "NATURALEZA JURÍDICA Y CONFORMACIÓN DE LAS CÁMARAS EMPRESARIAS"
1. Naturaleza Jurídica
De acuerdo a lo que se puede ver en los dos primeros capítulos de la obra, no quedan dudas respecto a que estamos ante un tipo de entidades cuya naturaleza jurídica corresponde a la de las llamadas “asociaciones de segundo grado”.
Son de segundo grado porque básicamente ellas asocian, agrupan y/o afilian a otras personas jurídicas distintas de las personas físicas que a su vez- conforman éstas últimas.
Esta es la regla general dogmática y de hermenéutica jurídica que por cierto, además se corresponde con la realidad histórica y actual argentina.
Así es como se podrá analizar y comprobar en el capítulo correspondiente a la CGE, “Confederación General Económica de la República Argentina”, tomada como ejemplo emblemático de confederación de cámaras empresarias argentinas.
Esto sin embargo no quita que efectivamente pueda darse que se incorpore también a la cámara empresaria algún empresario individual, es decir un comerciante.
Pero esto solo, no es argumento suficiente como para no considerar que esencialmente son integradas por sociedades comerciales, es decir por personas jurídicas de carácter privado dentro de las comprendidas en el 2º Inciso de la Segunda Parte del Artículo 33 del Código Civil.
Vale decir que la figura jurídica de la cámara empresaria es la que el derecho ha ideado y la tradición y costumbre jurídica han consagrado para que esencialmente pueda permitirse la asociación de empresas dirigidas a un mismo fin que debe ser un objeto de bien común.
Con lo cual la integración de las cámaras empresarias por comerciantes del sector que ellas representan debe ser analizada y dimensionada en un justo punto que es el que indica que son excepciones que no pueden alterar la característica esencial de las cámaras empresarias.
No es menor como dato a tener en cuenta que en nuestro país no existe ni ha existido legislado el instituto de la sociedad unipersonal ni el del empresario individual de responsabilidad limitada.1
Además de lo hasta aquí indicado, cabe considerar que la última disposición normativa de la IGJ, es decir la Res (G) IGJ Nº 7/05 admite en la última parte del artículo 347 de manera excepcional, -es decir la que no se corresponde con la regla general-, la integración de la cámara por personas de existencia visible, es decir personas físicas. Sólo se admitirá ello, si se trata de empresarios o comerciantes de la actividad o ramo relacionados con el objeto de la Cámara se hallen o no matriculados en el Registro Público de Comercio, acreditando su condición de tales con la constancia de hallarse inscriptos en la Administración Federal de Ingresos Públicos.
   
Mientras la Dra. Luz Amadora Rodríguez escuchaba atenta y y satisfactoriamente la exposición del Autor!
   
El calificado Auditorio, mientras tanto, terminaba de escuchar altamente complacido, la muy elaborada y juridicamente brillante exposición del Autor, .Magister Facundo Alberto Biagosch!!!
   
El público se mantuvo incolumne hasta altas horas de la noche!!!
   
Fue en esa instancia que el Dr. Biagosch se reifirió a una suerte de "conclusión" que quiso dejar de manifiesto, por estar precisamente en el Colegio Púbico de Abogados de la Capital Federal. Fue entonces que manifestó y recordó que cuando le hicieron entrega del título y su matrícula de Abogado en ese mismo Colegio, hicieron un juramento ante Dios, sobre los Santos Evangelios de respetar y hacer respetar el cumplimiento de la Constitución Nacional. Y atento a ello, no quería ser un perjuro al omitir señalar que en el año 2008, cuando el Ministerio de Economía dictó la Resolución General Nº 125 se intentó deslegitimarla y atacarla de la siguiente manera, valiéndose de justamente de cámaras empresarias y otras entidades de segundo grado agropecuarias:
   

La maniobra consistió en forzar la renuncia de la Presidenta Dra. Cristina Fernández de Kirchner para que asumiera el Vicepresidente Cobos, a través de pretender infructuosamente generar un descontento del sector agropecuario, (el mismo que que no sólo en ese momento ganaba mas plata que durante los últimos 20 años , sino que además nunca se rasgó las vestiduras durante la década de los 90 en que en la Argentina hasta importaba limones de Brasil mientras los productores agropecuarias se fundían y las deudas hipotecarias cubrían la casi totalidad de los campos de los medianos y pequeños productores rurales!! Estos mismos productores fueron quienes lo intentaron mediante actos violentos como los delitos cometidos con la quema de pastizales que inundó de humo la Ciudad de Buenos Aires, cortes de calles y avenidas generando un verdadero caos de tránsito a propósito, y otras actividades que González Arzac relata en su "Presentación" del libro!!!

   
Entonces mientras sucedían estos hechos violentos y cargados de odio y rencor político contra el gobierno constitucional como no se veía desde hacía décadas en nuestro País, y la prensa reproducía por todos los medios los descontrolados y exabruptos gritos de dirigentes rurales de tercer nivel intelectual cultural y de unas supina importancia menor, el pueblo todo advirtió a tiempo la maniobra desestabilizadora del gobierno constitucional y se auto convocó para ir a repudiar los actos de violencia y manifestar pública y enfáticamente su apoyo al proceso constitucional y popular FELIZMENTE! en marcha desde el año 2003!!!
   
Recordó el Autor , que la tarde anterior al acto en plaza de mayo, estaban reunidos en el Estudio Biagosch una serie de jóvenes y antiguos dirigentes peronistas con quienes se analizaba la situación por la que atravesaba el País en ese momento! Fue entonces cuando un "viejo y experimentado dirigente peronsita" le dijo "...Dr. Biagosch, no nos confundamos: hoy estamos como en el 55 y en 1976, quieren destituir el gobierno peronsta elegido por el pueblo! Así que mañana, " todos a la plaza a defender al gobierno"!!! Y, efectivamente, eso fue lo que hicieron todo ese grupo de dirigentes peronstas, y eso fue lo que hizo la inmensa mayoría del pueblo argentino, salir y marchar a la Plaza de Mayo en defensa del gobierno constitucional elegido por la inmensa mayoría del pueblo argentino en elecciones limpias y transparentes!!!
   
Porque -agregó- que fue muy clara la maniobra pensada que consistía en en forzar la renuncia de la Presidenta, aplicar la ley de acefalía para que asuma el el Vicepresidente y gran traidor Julio Cobos y conformar un gabinete en el que se incluirían a resentidos ex funcionarios como el Ex Presidente del BCRA, quien también actuó como un "vulgar traidor" -ya que fue nombrado y confirmado en el cargo en este gobierno- con quien ya habían conversado algunos dirigentes rurales de estas cámaras empresarias agropecuarias para ofrecerle el Ministerio de Economía!
   
Pero lamentablemente para estos traidores e inescrupulosos dirigentes bien podemos decir que: "alea jacta est". La suerte estaba echada porque el pueblo ya había decidido qué camino tomar, cual fue el de la manifestación pacífica pero contundente e inexorable para no dejar la mas mínima duda de que el pueblo acompañaría sin claudicar -ni un solo paso-! a la Presidenta elegida por el voto popular, como tampoco permitiría nunca más en la Argentina que los traidores y enemigos del pueblo, de los intereses nacionales y de la Patria asaltaron el poder constitucionalmente establecido aunque ahora sin fuerzas armadas que los apoyen como años atrás sucedía en nuestro País!!!
   
Fue por ello que hizo un rápido repaso de lo ocurrido desde el tristemente recordado 6 de septiembre de 1930 en que fue derrocado Don Hipólito Yrigoyen! Fue a lo largo de los gobiernos que vendrían después que conformaron la llamada " década infame" en que civiles, valiéndose de las armas de las Fuerzas Armadas, lograron imponer el más vergonzante sistema económico-político hasta entonces conocido que permitió mediante el fraude electoral legitimar el saqueo y entrega de la economía argentina!
   
Por ello recordó -con verdadero orgullo- que el Dr. Emilio Biagosch, su abuelo, tal como decía también con orgullo su padre- " fue a dar con sus huesos a la cárcel por defender a Don Hipólito en aquellos años"!!!!
   
Como también fue cívico -militar el último golpe perpetrado contra el gobierno peronista en 1976!, pocos meses antes de terminar su mandato y convocar a elecciones!
   
Y explicó que fue el gobierno militar más corrupto y homicida de Videla y Martínez de Hoz el que impuso la muerte de decenas de miles de compatriotas y la destrucción sistemática de la pujante industria nacional argentina y de las empresas públicas argentinas prestadoras de servicios públicos, representadas y administradas en la "Corporación de Empresas Nacionales" de la que su padre, Dr. Alberto Biagosch fue Director Ejecutivo y lograron a través de la misma, ubicar junto al Ministro de Economía Don José Ber Gelbard, a la economía argentina en el puesto N° 15 de la economía mundial a través de la misma!!!!
   
Este dato escapa al hombre común argentino y es prácticamente desconocido, dado que la dictadura de Videla y y Martínez de Hoz cometieron la barbaridad y torpeza jurídico política de disolver el "holding empresario N° 15 del mundo, que era argentino!!!! También ello fue acallado por la Prensa cómplice con la dictadura como fueron los diarios La Nación y Clarín!!!
   
A este dato de la "verdad histórica objetiva argentina" de aquellos años, agregó que fue la etapa más importante, exitosa, de mayor desarrollo económico de nuestro País en toda su historia!!! Se trató de la que efectivamente se dio y se corresponde con el último gobierno del Teniente General Juan Domingo Perón, por hechos y datos económicos muy concretos y perfectamente comprobados que son los siguientes:
   
Alcanzamos a tener el PBI más alto de toda la historia argentina! Además fue la época en que la renta nacional estaba claramente divida entre el 50 % para la clase trabajadora y el otro 50 % al Sector Empresario (era la etapa argentina del famoso "fifty-fifty" del que hablaba el General Perón)!!!
   
También remarcó el gran desarrollo de la "muy pujante y altamente desarrollada industria nacional", con plena ocupación en que la Argentina -entre otras cosas- exportaba a Venezuela laboratorios de última tecnología!!!
   
Tampoco existía la ilegítima y fraudulenta "deuda Externa" que Martínez de Hoz se encargó de contraer delicitivamente para castigo del pueblo argentino, mientras las Fuerzas Armadas se encargaban de hacer desparecer, torturar y asesinar sin juicio previo ni condena alguna a decenas de miles de argentinos que se oponían a esta salvaje política económica!!!, del mayor delincuente que -junto con Videla-, conociera nuestra Patria en toda su historia, el más repudiado y despreciable Ministro de Economía de toda la historia, José Alfredo Martínez de Hoz!!!!
   
Antes de referirse el enfrentamiento que mantuvo en vida con su padre, recordó que este delincuente fue tan rechazado y despreciado por el pueblo y la Nación Argentina toda!!, que muríó preso ¡POR HABER SIDO UN GRAN DELINCUENTE!!!! en la soledad más absoluta y que el repudio que tuvo en vida fue tan grande que hasta llegó a ser declarado "persona no grata" en el Jockey Club al que no pudo ingresar en sus últimos años de vida!!!
   
Acotó entonces que la superioridad mental de su padre en el campo académico sobre Martínez de Hoz era un hecho ya por entonces conocido, ya que nunca había podido imponerse en el campo académico ni desde la Cátedra ni político ni menos aún en el campo jurídico ni económico!!!!
   
Porque el Dr. Alberto Biagosch, además de haber sido más inteligente, patriota y exitoso que su adversario político, le hizo "morder inescrupulosamente "el polvo de la derrota" en el plano personal, primero, y el intelectual después!!!!!
   
En el plano personal porque este hombre dotado de un resentimiento desmedido y consumido por el odio y el rencor ante el tremendo éxito de la política económica peronista del último período de gobierno, lo mandó a incluir en una lista de "Funcionarios que debían desaparecer" por haber sido funcionarios de gobierno peronista y haber trabajado junto a su amigo Don José Ber Gelbard!!!
   
Fue entonces cuando Alberto Biagosch, enterado de esta infausta noticia a través de un amigo "de los servicios" de entonces, no se dejó doblegar por la adversidad y agudizó su ingenio para obtener su primer victoria personal sobre el Ministro Martínez de Hoz! Con la celeridad y agudeza de ingenio que la situación requería, la logró superar cuando decidió inmediatamente mudarse de casa y así salvar a su familia, compuesta por su mujer, cuatro hijos, su suegra y una tía abuela de sus hijos! Fue entonces que para ello, le alquiló a partir de marzo de 1976 hasta diciembre de 1979 un Departamento en la Av. Santa Fe 2440 al General (R) Da Croce a quien había conocido en su dilatada carrera en el Ministerio de Defensa porque -tal como su padre repetía cuando hablaba de este tema- a la casa de un General de Nación -recordó el Dr. Facundo Biagosch rememorando aquellas negras jornadas de la Patria-- su padre decía que "nunca irían a buscarlo para asesinarlo y dar cumplimiento con la orden y voluntad de Martínez de Hoz"!!!. Así pudo Alberto Biagosch no solo conservar su vida y la de su familia, sino humillar por haberle demostrado siempre, ser más astuto, valiente y superar intelectualmente al delincuente de Martinez de Hoz!!!!!
   
La segunda resonante victoria que tomó estado público de Alberto Biagosch sobre Martínez de Hoz, fue cuando en el año 1979 fundó y fue elegido Secretario del ámbito y Centro de Estudio académico, jurídico y político más importante que se conoció en nuestro País en épocas de la última dictadura cívico-militar: El " Foro de la Empresa Nacional"!!! Dentro de este ámbito académico de debate de ideas se reunieron los más grandes pensadores, políticos, economistas y juristas argentinos convocados por Alberto Biagosch para contrarrestar en el plano aristotélico de las ideas -y en forma pacífica- la política que estaba destruyendo la economía argentina y propiciar la democratización del País!!! Dentro de estos distinguidos patriotas recordó el Autor a quienes conoció personalmente por haber sido él, quien cumplía a sus 15 años de edad con la tarea encargada por su padre de grabar las Conferencias- que dictaba estos ilustres próceres argentinos como Aldo Ferrer, Julio Oyhanarte, Augusto Conte Mac Donell, Italo Luder, Juan José Taccone, Humberto Volando, Jose Miguens, Antonio Tróccoli, Juan Carlos Pugliese, y todos los dirigentes en franca oposición a la dictadura de Videla y Martínez de Hoz y a favor de la democratización e institucionalización del País y la recuperación de la economía argentina!!!
   
Continuó recordando Facundo Biagosch que fueron aquellos valientes pensadores y dirigente políticos argentinos quienes se reunían en el ámbito fundado -junto a otros patriotas- por su padre en épocas en las que no había partidos políticos y no estaba permitido ningún tipo de reuniones entre dirigentes ni menos aún políticos por la dictadura!
   
Pero en honor a la verdad histórica objetiva, fueron estos valientes compatriotas quienes se ingeniaron para criticar y burlar las imposibilidades de manifestarse en contra de los dictadores Videla y Martínez de Hoz quienes así lo hicieron! Fueron ellos también quienes sentaron en gran medida las bases de la recuperación democrática argentina. Por eso el País y las generaciones pasadas, presentes y futuras de argentinos les debemos gloria y honor a aquellos grandes patriotas y verdaderos próceres argentinos!!!!
   
Mientras tanto, el público en respetuoso silencio rememoraba aquellos difíciles años, mientra se admiraba por la actuación valiente y patriótica de los prohombres a los que el autor se refería!!!
Recordó que con 15 años de edad Facundo Biagosch pudo conocer, escuchar y aprender de todos ellos porque era el encargado de grabar sus conferencias y exposiciones en los Seminarios que dictaban!!!
   
Otro de los momentos emotivos de la tarde, fue cuando el Autor mostró el ejemplar de una pieza histórica que le acababan de hacer entrega!
   
Ejemplar de al Revista Militancia, del año 1973 que un asistente al acto le obsequió al Dr. Facundo Biagosch, porque en la misma se transcribe un artículo sobre su padre cuando fuera "Director Ejecutivo" de la Corporación de Empresas Nacionales, designado por el Decreto 126, firmado el 20 de diciembre de 1973 por el Presidente de la Nación Argentina, Teniente General Juan Domingo Perón!!!
   
Fue en este momento cuando el Autor la mostró y dio a conocer a la concurrencia y al mostrarla recordó con verdadero orgullo de hijo, la etapa en la que su padre ocupó el cargo para el que lo había designado el entonces Presidente Perón. Reiteró lo dicho antes al Auditorio referido a un dato que -si bien no es conocido por la mayoría de los argentinos en nuestros días-, sí es conducente a que los argentinos sepamos y conozcamos la "verdad histórica objetiva" sobre nuestra economía y su verdadera historia y la importancia que llegó tener en aquellos años al ubicarse dentro de los 15 países económicamente mas desarrollados del mundo!!!! : La Corporación de Empresas Nacionales llegó a convertirse en el holding empresario N° 15 del mundo occidental capitalista, medido por el % de ventas de bienes y servicios!!!!!
   

Puede verse, -destacó el Autor- en esta foto histórica de una etapa fundamental de la historia económica nacional en la que primaba el "Acuerdo Nacional del que -entre otros- formó parte el Sector empresario y el gremial que formó parte del gran "Acuerdo Nacional " alcanzado en 1973 del que fueron figuras descollante el Ministro de Economía Don José Ber Gelbard y el Secretario General de la CGT. JoséI Ignacio Rucci.

Ante el pedido del público, la revista fue exhibida en el Escritorio como verdadera pieza histórica!

   
Mientras el público rememoraba en respetuoso silencio aquella verdadera "época de oro" de la historia económica argentina!!!
   
Pero lamentablemente para los interesers de la Nación y las InstItuciones de la República, la más salvaje, corrupta y sangrienta dictadura civico-militar de toda la historia argentina, se encargo de destruir los logros económicos alcanzados por el pueblo y gobierno constiucional como no se conoció hasta entonces y en lo futuro debería aguardar hasta 2003!!!
   
Porque la dictadura de Videla y Martinez de Hoz, fue implementada en el País para destruir los enormes logros, el gran desarrollo económico y los objetivos geopolíticos alcanzados por la gran "Industria Nacional" y la Empresa Pública Argentina que formaban la "Corporacion de Empresas Nacionales", analizada anteriormente!!!
   
Fue en esta instancia cuando el Autor reiteró que como hombre de derecho que juró respetar y hacer respetar la Constitución Nacional cuando recibió su título y matricula de Abogado, no podía ser un perjuro y omitir decir que en 2008, luego del dictado de la Resolución del Ministerio de Economía N° 125, a partir del uso indebido e ilícito -(como se explicara anteriormente y se analiza en el Capítulo III del libro)- de la personería jurídica de cámaras empresarias agropecuarias, se quiso desestibilizar un gobierno constitucional y eso no podemos aceptarlo bajo ningun punto de vista!!!
   

Y no podemos tolerarlo los argentinos porque desde el tristemente recordado 6 de septiembre de 1930 en que fue derrocado Don Hipólito Yirigoyen y su abuelo, el Dr. Emilio Biagosch padeció la dictadura de José Félix Uriburu debiendo pagar incluso con su libertad cuando "fue a dar con sus huesos a la cárcel por defender a Don Hipólito" como rememoraba con orgullo su padre y él lo hace con doble orgullo. Doble orgullo también por distintos motivos:

En primer lugar por haber defendido el Dr. Emilio Biagosch, su abuelo, al gobierno constitucional que por primera vez en la historia del siglo XX en la Argentina era quebrantado  por un  golpe militar que dio inicio a la llamada "década infame", nefasto proceso histórico político corrupto que solo pudo mantenerse desde 1930 a 1943 gracias al fraude electoral, el gobierno dictatorial sangriento y  la entrega de los recursos naturales y de la economía  Argentina al Imperio  Británico!!! Además de ello  su abuelo inició con esta oposición  una larga tradición familiar en contra de los gobiernos de facto que se repetiría durante el siglo XX en nuestro País, como fueron en 1955 la dictadura de Aramburu y Rojas y como lo sería en 1976 la dictadura de Videla y Martínez de Hoz. En ambas tanto el Dr. Alberto como el Dr. Facundo Biagosch, respectivamente, fueron opositores al quebrantamiento del orden constitrucional argentino, y debieron soportar las persecuciones de los gobiernos dictatoriales como lo debió hacer en primer término su abeulo durante la década infame!!.

   
Manifestó entonces que siente un gran orgullo por ser nieto de un "verdadero procer del Radicalismo" como lo es su abuelo Emilio que se opuso y luchó contra el fraude electoral y la dictadura de la llamada "década infame"!!!
   
Y por supuesto, también siente un enorme orgullo y eterno agradecimiento a Dios, nuestro Señor, por el padre ejemplar y maravilloso que le regaló!!!!!
   
Ellos fueron -su abuelo y su padre- en sus distintas épocas históricas, ejemplo de politicos argentinos que se opusieron a los golpes de estado, a las dictaduras cívico-militares, al quiebre del orden constitucional, de las Instituciones de la República y a la entraga de la economía argentina a potencias extranjeras en contra de los intereses de su Patria!!!!!
   
Por ello no solo han sido ejemplos de políticos argentinos cada uno en su época, sino que ya se han convertido para siempre en ejemplos de políticos y dirigentes radical y peronista del siglo XX en la República Argentina!!!!!!
   
Porque su abuelo, - el Dr. Emilio Biagosch- no solo tiene un lugar ganado dentro de la historia del Radicalismo por haber sido el principal ideólogo e impulsor de la Reforma Universitaria de 1918 y candidato a Diputado-en 1935- una vez que su partido levantó la abstención electoral, sino tambien -por su enorme y patriótica obra- es uno de los más grandes pensadores y dirigentes políticos argentinos de la primera mitad del siglo XX, y luego lo será el Dr. Alberto Biagosch, su padre, a lo largo de la segunda mitad del siglo XX!!!
   
Recordó que por ello su abuelo Emilio, incluso, fue convocado por ser uno de los ilustres argentinos que integraon F.O.R.J.A., por el entonces Coronel Juan Domingo Perón para invitarlo a integrar el Movimiento Politico que se estaba gestando! Pero como radical yrigoyenista se quedó en el partido fundado por Don Leandro N Alem, junto a otros destacados forjistas como Ricardo Rojas, Luis Dellepiane y Gabriel del Mazo, mientras que el Dr. Alberto Biagosch, su padre, pasadas tres décadas desde estos orígenes del Movimiento Nacional Justicialista, pasara a integrar el peronismo cuando el General Perón lo convoca y luego lo designa en la "Corporación de Empresas Nacionales", en 1973 como destacó anteriormente!!!
   
Se despidió dándole cierre a su exposición con la estrofa final del sabio Martín Fierro, del cual es como su padre un gran estudioso, además de conocedor y memorista:
Mas nadie se crea ofendido / Pues a ninguno incomodo / Y si digo de este modo / por encontrarlo oportuno/ no es para mal de ninguno / sino para bien de todos.
   
Mientras el Auditorio y el Panel de Expositores aplaudieron largamente su brillante oratoria y exposición!!!
   
...Y recibía los saludos afectuosos de felicitaciones por el libro y el magnífico Acto!!!
   
...Y él, retribuía el saludo gratamente reconfortado y agradecido a los demás panelistas y al público en general!!!
   
La Dra Luz Amadora Roidriguez felicita al panel -en general- y al Autor -en particular- por el importante Acto Academico!!!!!
   
Y finalmente volvió a felicitar al Autor en su calidad de "Miembro del Instituto de Historia del Derecho" por su último y esclarecedor libro de historia -(en etapa de última revisión previa a su inminente publicación)- de Ediciones Fabro, titulado: "Ignominias Paralelas. Caseros y la Libertadora. La verdad histórica objetiva"!!!
   
Fue entonces que el Autor dedicó algunos comentarios a su nuevo libro, tal como lo había hecho en la tercera presentación de esta obra en el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas En tal sentido señaló que la antinomia “historia oficial-revisionismo histórico” ha quedado ya superada en nuestro país, a punto tal que ya varias son las opiniones de destacados autores que postulan que la otrora llamada “historia oficial” en realidad ya no existe y por lo tanto deviene abstracto hablar de la misma.
Ello así, precisamente, porque la corriente revisionista de nuestra historia ha logrado imponerse al hacer valer “la verdad histórica objetiva”, y ello ha permitido ya desde las primeras décadas y hacia mitad del siglo XX demostrar a los argentinos que la versión oficial de nuestra historia no fue más que la manera de asegurarse para el futuro la consolidación de un modelo de País y una etapa originada tras las ignominiosas batalla de Caseros en el siglo XIX y la Revolución Libertadora en el siglo XX.
Como contrapartida de aquél corresponde señalar que ha sido el enfoque y revalorización del modelo Nacional, popular y federal con acabada concepción de Nación el que -a pesar de los golpes- ha logrado imponerse y felizmente y gracias a Dios! es el que transita la Argentina desde el año 2003 ya como modelo inquebrantable de la voluntad popular expresada en las urnas.
Ya muy pocas son las opiniones que dejan de advertir claramente que el modelo de País federal, nacional y popular con una economía pujante a partir de la industrialización y un tipo de cambio razonable y acorde con la necesidad de volver a ser un país exportador, puso punto final al endeudamiento externo y a la tristemente recordada “patria financiera” que inicialmente en nuestro País se impusiera a fuerza de sangre y fuego en la última dictadura militar de 1976-1983.
Pero no obstante ello, la que fue la más sangrienta dictadura de toda la historia argentina y una de las más corruptas y cobardes -junto a la chilena del General Pinochet- del mundo contemporáneo, se utilizó para terminar de destruir el modelo de País nacional y popular que había comenzado el General Perón democráticamente en 1946, que continuó en 1952 hasta la barbarie desatada por los opositores y externos e internos del País que culminaron el 16 de septiembre de 1955. El último gobierno militar sirvió y fue utilizado –entre otras cosas- para terminar de borrar de la faz de la tierra, los máximos logros de la política económica ideadas por Perón y efectivizadas por el Ministro de economía Don José Ber Gelbard y para eliminar a la generación de compatriotas que la idearon, que la hicieron posible y que la defendieron con su vida!
Esto así no sólo porque el pueblo argentino es esencialmente defensor de la corriente política nacional, rosista y peronista, sino también porque en nuestro País hacía tiempo ya que se venía gestando la corriente de “Pensamiento Nacional” que se originó y se nutrió del federalismo, del rosismo, yrigoyenismo y luego del peronismo.
Se trata de postular la premisa fundamental de que el Pensamiento Nacional es una experiencia reflexiva que, pretendiendo derribar las barreras determinadas por contenidos ideológicos concebidos en otras geografías, coloca a lo nacional en el centro del análisis. Este modo de especular, -sostiene Pestanha-, se concentra en la realidad concreta, y promueve en tanto, un aprender que implica desaprender las deformaciones ideológicas impuestas por una superestructura cultural que nos es total o parcialmente ajena.1
Dentro de los hechos histórico políticos argentinos que de manera más determinante, constituyen clara manifestación de la génesis e implementación victoriosa del Pensamiento nacional, podemos enumerar –como ejemplos trascendentales- los siguientes:
El día el 20 de noviembre de 1845 la Confederación Nacional Argentina, -gracias al patriotismo, decisión política e inteligencia del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, entonces encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación, Brigadier General Juan Manuel de Rosas- demostró al mundo entero que la Argentina no habría de ser nunca más una colonia y en la Vuelta de Obligado combatió con denuedo al invasor.
También en los siglos XX y XXI la Nación Argentina demostró al mundo con hechos políticos concretos de soberanía política que no sería nunca más una colonia de potencia extranjera alguna ni de ningún centro financiero internacional!
Esto fue posible y por ello, el Pueblo Argentino y nuestro País entero les debemos al Tte. General Juan Domingo Perón, -primero- y al Dr. Néstor Carlos Kirchner –después- haber sabido continuar e instrumentar en fáctica concreción, aquella dirección de soberanía política que trazaron a lo largo de estos doscientos años los verdaderos Padres y Prohombres de la Patria.
Ellos fueron José de San Martín -en primer lugar-, y lo continuaron y lograron consolidar dicho modelo, José Gervasio Artigas, Juan Manuel de Rosas, Manuel Dorrego, Facundo Quiroga y los caudillos federales.
Posteriormente quienes también así lo hicieron, fueron Don Hipólito Yrigoyen en los siglos XIX y primeros años del XX, y Perón y Kirchner culminaron a lo largo de la mitad del siglo XX y primera parte del siglo XXI.
Además de ello, luego de esta suerte de primera parte del “Prefacio” también queremos destacar que numerosos han sido los antecedentes que han coadyuvado con la formación y posición esencialmente nacional revisionista frente a nuestra historia que el lector advertirá que con meridiana claridad surgen de estas páginas.
Las mismas, -sumados a otros hechos posteriores- originariamente son el producto de la influencia del pensamiento, enseñanzas y visión de los hechos históricos y políticos más importantes de nuestro país que me inculcara mi padre, el Dr. Alberto Ernesto Biagosch (1935-2006). Por ello –entre otras cosas- mi nombre me fue elegido por mi padre, en homenaje al General Juan Facundo Quiroga y a mi hermano Juan José Biagosch (+) , en homenaje al General Juan José Valle.
Uno de los últimos aportes efectuados a su Patria por Alberto Biagosch lo constituye el “Informe de Renegociación de los Contratos con Empresas prestadoras de Servicios Públicos” efectuada en junio de 2002. La misión histórico-política que tuvo el mismo fue la de impedir que las empresas extranjeras prestadoras de los servicios públicos en la Argentina, impusieran a su antojo el precio que los argentinos debíamos pagar por los servicios púbicos. Además sirvió para analizar y aclararle al entonces Ministro de Economía Lic. Roberto Lavagna, el tema referido a los Servicios Públicos y regulación de sus tarifas en la Argentina. También se ha destacado con anterioridad en otra obra , que constituye el último legado de Alberto Biagosch a su Patria y que “…el autor intelectual y material del llamado “Informe Biagosch” tuvo en su formación iusfilosófica aquello que le permitió -entre otras grandes obras legadas a su país- la elaboración del mismo.
Para ello, su autor –entre otras cosas propias de una capacidad y formación superiores al nivel medio de sus contemporáneos políticos tuvo,-siguiendo las enseñanzas y ejemplo del Tte. General Juan Domingo Perón-, una larga relación con los clásicos griegos y latinos- Platón, Aristóteles, Aristófanes, Esquilo, Eurípides, Diógenes Laercio, Plutarco, Cicerón. También con los grandes nombres del pensamiento político histórico -Maquiavelo, Manzini, Michelet, Montaigne, Rousseau, Kant, así como con las grandes plumas de la Iglesia: San Agustín, Santo Tomás de Aquino, San Bernardo, San Buenaventura.
Entre sus compatriotas no faltaban a sus conocimientos las obras de Monseñor de Andrea, José Luis Busaniche, Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, José María Rosa, su amigo Fermín Chávez y Ernesto Palacio, amigó de su padre quienes fundamentalmente influyeron en su pensamiento para la acabada interpretación de la historia de las empresas prestadoras de servicios públicos en la Argentina. Esta corriente de pensamiento e ideas de estos autores, además, influyeron de manera determinante en el análisis integral de la problemática que se planteaba ya en la elaboración de la que sería la solución mas ecuánime y justa del problema del aumento de tarifas…”
Pero no solamente influyeron los autores revisionistas más importantes de nuestro País
en su pensamiento y formación de modo de permitirle la producción del conocido como “Informe Biagosch” que es analizado, trascripto y comentado en el libro “Tarifas Públicas. En Homenaje al Dr. Alberto Biagosch” (Ed. Ad. Hoc. Bs. As. 2009), sino también transmitir generosamente los conocimientos adquiridos a rodos los argentinos en general y a sus hijos en particular.
Pero además de ello mi padre me inculcó la importancia política de estos autores, como representantes más acabados del pensamiento nacional en la República Argentina y como tal, los he tomado y seguido desde entonces.
Recuerdo que uno de los primeros libros de historia argentina que mi padre, siendo yo todavía un niño, me recomendó leer fue el de Ernesto Palacio. El mismo estaba en su Biblioteca, dedicado por el autor a su padre, es decir mi abuelo el Dr. Emilio Biagosch quienes habían sido amigos en su juventud.
Cuando este Autor comienza su análisis sobre la Caída de Rosas y luego analiza la batalla de Caseros, lo hace refiriéndose a la “Ignominia de a Caseros”. Este es el origen principal y primer antecedente del Título de este libro.
Otras de las obras históricas que de manera determinante también influyeron en mi posición histórica revisionista fueron el “Diario de la Historia Argentina” de Jorge Perrone del Año 1974 y la “Vida de Don Juan Manuel de Rosas” de Manuel Gálvez.
La misma fue republicada en el año 1975 en fascículos semanales que mi padre los días martes a la noche iba a comprarme en el kiosco de revistas de la Avenida Las Heras y Scalabrini Ortiz para que yo leyera, y pudiera así comenzar con mi formación histórica y aprender la verdadera historia del Restaurador de Las Leyes. Con el tiempo mi padre encuadernó esta magnífica obra que hasta el día de hoy guardo con gran gusto en mi biblioteca y es frecuentemente consultada, como lo ha sido para elaborar esta obra.
También recuerdo como, pasados casi treinta años de aquel entonces, conversando con el Dr. Alberto González Arzac en la Confitería Casablanca frente al edificio Anexo de la Cámara de Diputados, le comenté mi idea de escribir un trabajo trazando un “paralelo” entre las dos más grandes ignominias argentinas de los siglos XIX y XX respectivamente: la batalla de Caseros y la Revolución Libertadora.
Fue entonces cuando este notable jurista, historiador y maestro me recordó la célebre frase de otro gran patriota argentino, el Dr. Alejandro Olmos, cuando después del 16 de septiembre de 1955 dijera que “no se confundan compañeros, esto es un nuevo Caseros…”
Convencido de que ello así ha sido en nuestra historia, una y otra vez la idea ha dado vuelta por mi cabeza hasta que gracias a Dios, he podido materializarla en esta obra publicada por mi “compañero” y amigo Fabián D’Antonio, titular Responsable de Ediciones Fabro que someto al juicio de los lectores y aspiro a que pueda servir para terminar de dilucidar la verdad histórica objetiva, poniendo del debate en su quicio, -(como diría el gran Maestro argentino Arturo Enrique Sampay)-., de lo que estos hechos aberrantes significaron para la Nación Argentina y las nefastas consecuencias jurídicas, políticas y sociales que nos dejaron a los habitantes de esta bendita tierra.
Se trata, además de dos procesos políticos en los que al Argentina debió combatir con dos potencias imperiales extranjeras, el Imperio del Brasil y el Británico, respectivamente, sin duda alguna se trata además de dos imperdonables traiciones que derivaron en dos hechos históricos considerados verdaderas vergüenzas nacionales por generaciones pasadas, presentes y futuras de argentinos!
De acuerdo a lo que venimos sosteniendo estamos por demás convencidos que estos dos hechos objetivos nefastos para nuestra historia, no sólo merecen el recuerdo más repudiable de todo argentino bien nacido y el calificativo de “ignominioso”, sino que también guardan varios puntos de contacto entre uno y otro que iremos analizando a lo largo de estas páginas.
Para ello hemos hecho todo lo posible para analizar y citar también -en lo que puede parecer un exceso de buena fe doctrinaria-, las interpretaciones que sobre los mismos han efectuado autores que se encuentran claramente en la posición contraria. A este respecto aclaramos que no nos mueve ningún espíritu de cercenar el derecho a expresarse libremente sobre hechos histórico-políticos que tiene todo ciudadano en nuestro País, ni de silenciamiento de las opiniones adversas. Por el contrario estamos convencidos de que la nuestra será una opinión que habrá de coadyuvar con la verdad histórica objetiva para lo que nos hemos valido de relatos y fuentes históricas, incluidas las correspondientes a otras escuelas e incluso a las de la historia oficial. Será de la confrontación de opiniones, escuelas e ideas históricas de donde claramente el lector encontrará y podrá sacar sus propias opiniones y conclusiones sobre lo que significaron y las consecuencias que dejaron en nuestro País la batalla de Caseros en el siglo XIX y la Revolución Libertadora en el siglo XX.
Para lograr este resultado hemos considerado –además- una situación objetiva, claramente manifestada recientemente por el Dr. Miguel Ángel Lentino en su obra:
“Sarmiento. Mentirosa es su Historia” (Ediciones Fabro. Bs. As. 2012), cuando transcribe textualmente el anteúltimo de los párrafos del magnífico prólogo de la obra “Vida de Hipólito Yrigoyen” que escribiera el gran poeta, dramaturgo, sociólogo, novelista, ensayista, historiador y biógrafo argentino Manuel Gálvez (1882-1962):


“Voy a insistir sobre el tema de la imparcialidad. Del que hablé también en el Prólogo de mi Vida de Hipólito Yirigoyen, pero considerándolo desde otro aspecto. La imparcialidad consiste en estudiar el tema histórico sin prejuicio, con el anhelo de encontrar la verdad. Suele erróneamente, confundirse la imparcialidad con la expresión fría y serena. Creo que, una vez hallada la verdad, no tiene el historiador obligación de parecer sereno, objetivo o neutral. Al contrario, una vez que uno se ha convencido de la verdad, debe gritarla, sobre todo si favorece a un hombre injustamente calumniado. Pero esto no nos exime de exponer las malas acciones de un personaje al que hemos llegado a admirar .Siempre la verdad, en todos los momentos: este debe ser el lema del historiador y del biógrafo. No confundamos, pues, con la parcialidad la exposición sincera o calidad del resultado de nuestros estudio imparciales. Ser verdadero y sincero es siempre ser imparcial. Y si debemos ser sobrios, serenos y objetivos no es por simular imparcialidad, sino por dignidad literaria, por voluntario despojamiento estilístico y porque así conviene a la gravedad de la historia…”
Por ello es que refiriéndose a la historia oficial señalaba Raúl Scalabrini Ortiz que “todo lo que nos rodea es falso e irreal. Es falsa la historia que nos enseñaron. Falsas las creencias económicas que nos imbuyeron. Falsas las perspectivas mundiales que nos presentan y las disyuntivas políticas que nos ofrecen. Irreales las libertades que los textos nos aseguran. Todo lo material, todo lo venal, trasmisible o reproductivo, es extranjero o está sometido a la hegemonía financiera extranjera”.
Por ello es también que claramente surgirá de lo escrito y volcado en este libro, que ha sido falso lo que nos han enseñado sobre las caídas de Rosas y de Perón los autores de la historia argentina oficial. Fundamentalmente porque esta corriente ya superada se inició como sistema de enseñanza para tergiversar la verdad histórica objetiva del patriotismo, la inteligencia y la grandeza de espíritu de Rosas y Perón como la de los logros geopolíticos de sus gobiernos y en vano intentaron engrandecer la figura del gran traidor y vulgar contrabandista Urquiza.
Relacionado con ello, recuerdo que hace ya algunos años, me tocó concurrir en mi calidad de Inspector del Dpto. Asociaciones Civiles y Fundaciones de la Inspección General de Justicia a una asamblea de la “Academia Argentina de la Historia”.
Fue en esa oportunidad donde conocí personalmente al Profesor Eugenio Rom de quien había leído varios años antes sus “Conversaciones con Juan Domingo Perón”, libro que escribió luego de entrevistar en Puerta de Hierro al General en su exilio en España.
También recuerdo que en esa misma asamblea el Presidente de esta entidad, Profesor Juan José Cresto me obsequió un libro sobre el General Urquiza publicado con motivo de la rememoración del bicentenario de su nacimiento, publicado por el Instituto Urquisista. Fue en ese momento, -luego de escuchar sus elogiosas palabras sobre Urquiza-, cuando le agradecí la gentileza al Profesor. Pero le aclaré que no podía aceptar el libro dado que yo me encontraba en el cumplimiento de mis funciones como Inspector de Justicia, es decir de Funcionario Público y que -además- yo me encontraba ubicado histórica e ideológicamente justo en la “vereda de enfrente”. Ello así porque había aprendido del tema de todos los autores que hasta acá hemos indicado y en conversaciones con el Dr. José María Rosa!
Efectivamente, después que hube leído su monumental obra “La caída de Rosas” de la biblioteca de mi padre -y que hemos releído y citamos en este libro gracias a su segunda edición publicada en septiembre de 2010-, tuve el privilegio de conocer a “Don Pepe” en el año 1982. Todavía en esos años era Director de la Revista Línea y su segundo en la escala jerárquica interna el Dr. Rubén Contesti. Este último, amigo personal de mi padre y de este Autor, era el encargado de recibirme en la sede de la calle Alsina cuando los días martes a las 20 hs. yo tomaba un taxi en la esquina de Santa Fe y Pueyrredón donde entonces vivíamos -tras haber tenido que mudarnos en plena dictadura por razones de fuerza mayor impuestas por las circunstancias de aquellas negras jornadas-, y sigilosamente me dirigía a la revista al curso sobre “Historia de la Constitución Nacional Argentina” que “Don Pepe” dictaba personalmente.
El querido amigo de hace mas de treinta años, Rubén “Chacho” Contesti entonces me recibía y desde su oficina yo llamaba por teléfono a mi madre, por pedido de ella, para avisarle que había llegado bien dado que en época de plena dictadura militar, concurrir a ese curso todavía podía ser visto como una “actividad subversiva” por la febril mente de las autoridades militares que asaltaron el poder constitucionalmente constituido y gobernaron de facto el País desde el tristemente recordado 24 de marzo de 1976.
Fue en este ámbito y dentro de este marco donde tuve el verdadero privilegio de conocer personalmente a quien ya por entonces era considerado el Historiador y Autor revisionista más renombrado y leído del país.
Recuerdo perfectamente cuando Don Pepe hacía su ingreso a la Sala con su boina, su pipa y acompañado por su elegante bastón se sentaba y comenzaba verdaderamente a dictar cátedra. Las ideas y sus palabras le brotaban como agua de manantial y yo tomaba nota enjundiosa y prolijamente.
Terminada la exposición que duraba aproximadamente hasta las 21 hs, yo me acercaba a él, siendo el más joven del auditorio conformado fundamentalmente por abogados, y con mis 18 años de edad me quedaba conversando y preguntándole algo en particular que acababa de escuchar por primera vez de su boca. En ese momento pasados algunos minutos Don Pepe me decía con su voz tan característica “…venga m´hijo, acompáñeme hasta el taxi…” y yo con un respeto casi reverencial lo acompañaba a bajar la escalera hasta llamar un taxi y verlo partir, mientras continuaba enseñándome con sus relatos la historia de la Constitución Argentina!
Tal como hemos dejado dicho con anterioridad,6 siguiendo los lineamiento esenciales del artículo 902 del Código Civil, según el cual cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos, habré de referirme prudencialmente a partir del conocimiento de algunos hechos históricos que he aprendido de la lectura de sus obras o he recibido directamente de boca de mi padre y de los más grandes historiadores argentinos contemporáneos.
Fundamentalmente de José María Rosa tal como hemos indicado. Asimismo de Fermín Chávez a quien también tuve el privilegio de conocer personalmente. A ellos bien podemos sumar las lecturas de las obras de los grandes historiadores revisionistas como Adolfo Salidas, Carlos Ibarguren, las de los hermanos Rodolfo y Julio Irazusta, o la de Jorge Perrone.
Adelantándonos en el tiempo corresponde destacar la influencia de las obras de Alberto González Arzac, Pacho O´Donelll y la de otros grandes estudiosos a quienes tengo el privilegio de frecuentar en los distintos cursos que dicta el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas como Alberto Gelly Cantilo, Oscar Denovi, José Luis “Pepe” Muñoz Azpiri, Jorge Sulé o el Embajador Héctor Flores entre otros.
También ha coadyuvado con mi interés en estos temas históricos el hecho de ser Miembro Regular del Instituto de Historia del Derecho del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal CPACF., fundamentalmente por el elenco de miembros que lo integran.
El Director es el Dr. Alberto González Arzac, Alberto Gelly Cantilo el Subdirector, la Dra. María Luz Amadora Rodríguez es la Secretaria y lo integramos los Drs. Enrique Arnoux Narvaja, el Autor de esta obra, Jorge Alberto Cellier, Jorge Francisco Cholvis, Carlos Alberto De Santis, Ezequiel Jesús Drugueri, Jorge Eduardo Roque Fernández, Sergio Rodolfo Núñez y Ruiz Díaz y Sandro Fabricio Olaza Pallero.
El lector habrá de apreciar entonces, las razones de mi eterno agradecimiento al Padre de los Cielos por lo que me permitió aprender en mi niñez y juventud, por poder continuar estudiando, repasando y aprendiendo día a día y la obligación moral que he sentido de transmitirlo en estas páginas a generaciones actuales y futuras de argentinos. ¡Quiera Dios nuestro Señor que podamos lograr este objetivo auto impuesto en memoria y agradecimiento por todo lo recibido de todos los mencionados en este “Prefacio”!

FACUNDO ALBERTO BIAGOSCH

La antinomia “historia oficial-revisionismo histórico” ha quedado ya superada en nuestro país, a punto tal que ya varias son las opiniones de destacados autores que postulan que la otrora llamada “historia oficial” en realidad ya no existe y por lo tanto deviene abstracto hablar de la misma.
Ello así, precisamente, porque la corriente revisionista de nuestra historia ha logrado imponerse al hacer valer “la verdad histórica objetiva”, y ello ha permitido ya desde las primeras décadas y hacia mitad del siglo XX demostrar a los argentinos que la versión oficial de nuestra historia no fue más que la manera de asegurarse para el futuro la consolidación de un modelo de País y una etapa originada tras las ignominiosas batalla de Caseros en el siglo XIX y la Revolución Libertadora en el siglo XX.
Como contrapartida de aquél corresponde señalar que ha sido el enfoque y revalorización del modelo Nacional, popular y federal con acabada concepción de Nación el que -a pesar de los golpes- ha logrado imponerse y felizmente y gracias a Dios! es el que transita la Argentina desde el año 2003 ya como modelo inquebrantable de la voluntad popular expresada en las urnas.
Ya muy pocas son las opiniones que dejan de advertir claramente que el modelo de País federal, nacional y popular con una economía pujante a partir de la industrialización y un tipo de cambio razonable y acorde con la necesidad de volver a ser un país exportador, puso punto final al endeudamiento externo y a la tristemente recordada “patria financiera” que inicialmente en nuestro País se impusiera a fuerza de sangre y fuego en la última dictadura militar de 1976-1983.
Pero no obstante ello, la que fue la más sangrienta dictadura de toda la historia argentina y una de las más corruptas y cobardes -junto a la chilena del General Pinochet- del mundo contemporáneo, se utilizó para terminar de destruir el modelo de País nacional y popular que había comenzado el General Perón democráticamente en 1946, que continuó en 1952 hasta la barbarie desatada por los opositores y externos e internos del País que culminaron el 16 de septiembre de 1955. El último gobierno militar sirvió y fue utilizado –entre otras cosas- para terminar de borrar de la faz de la tierra, los máximos logros de la política económica ideadas por Perón y efectivizadas por el Ministro de economía Don José Ber Gelbard y para eliminar a la generación de compatriotas que la idearon, que la hicieron posible y que la defendieron con su vida!
Esto así no sólo porque el pueblo argentino es esencialmente defensor de la corriente política nacional, rosista y peronista, sino también porque en nuestro País hacía tiempo ya que se venía gestando la corriente de “Pensamiento Nacional” que se originó y se nutrió del federalismo, del rosismo, yrigoyenismo y luego del peronismo.
Se trata de postular la premisa fundamental de que el Pensamiento Nacional es una experiencia reflexiva que, pretendiendo derribar las barreras determinadas por contenidos ideológicos concebidos en otras geografías, coloca a lo nacional en el centro del análisis. Este modo de especular, -sostiene Pestanha-, se concentra en la realidad concreta, y promueve en tanto, un aprender que implica desaprender las deformaciones ideológicas impuestas por una superestructura cultural que nos es total o parcialmente ajena.1
Dentro de los hechos histórico políticos argentinos que de manera más determinante, constituyen clara manifestación de la génesis e implementación victoriosa del Pensamiento nacional, podemos enumerar –como ejemplos trascendentales- los siguientes:
El día el 20 de noviembre de 1845 la Confederación Nacional Argentina, -gracias al patriotismo, decisión política e inteligencia del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, entonces encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación, Brigadier General Juan Manuel de Rosas- demostró al mundo entero que la Argentina no habría de ser nunca más una colonia y en la Vuelta de Obligado combatió con denuedo al invasor.
También en los siglos XX y XXI la Nación Argentina demostró al mundo con hechos políticos concretos de soberanía política que no sería nunca más una colonia de potencia extranjera alguna ni de ningún centro financiero internacional!
Esto fue posible y por ello, el Pueblo Argentino y nuestro País entero les debemos al Tte. General Juan Domingo Perón, -primero- y al Dr. Néstor Carlos Kirchner –después- haber sabido continuar e instrumentar en fáctica concreción, aquella dirección de soberanía política que trazaron a lo largo de estos doscientos años los verdaderos Padres y Prohombres de la Patria.
Ellos fueron José de San Martín -en primer lugar-, y lo continuaron y lograron consolidar dicho modelo, José Gervasio Artigas, Juan Manuel de Rosas, Manuel Dorrego, Facundo Quiroga y los caudillos federales.
Posteriormente quienes también así lo hicieron, fueron Don Hipólito Yrigoyen en los siglos XIX y primeros años del XX, y Perón y Kirchner culminaron a lo largo de la mitad del siglo XX y primera parte del siglo XXI.
Además de ello, luego de esta suerte de primera parte del “Prefacio” también queremos destacar que numerosos han sido los antecedentes que han coadyuvado con la formación y posición esencialmente nacional revisionista frente a nuestra historia que el lector advertirá que con meridiana claridad surgen de estas páginas.
Las mismas, -sumados a otros hechos posteriores- originariamente son el producto de la influencia del pensamiento, enseñanzas y visión de los hechos históricos y políticos más importantes de nuestro país que me inculcara mi padre, el Dr. Alberto Ernesto Biagosch (1935-2006). Por ello –entre otras cosas- mi nombre me fue elegido por mi padre, en homenaje al General Juan Facundo Quiroga y a mi hermano Juan José Biagosch (+) , en homenaje al General Juan José Valle.
Uno de los últimos aportes efectuados a su Patria por Alberto Biagosch lo constituye el “Informe de Renegociación de los Contratos con Empresas prestadoras de Servicios Públicos” efectuada en junio de 2002. La misión histórico-política que tuvo el mismo fue la de impedir que las empresas extranjeras prestadoras de los servicios públicos en la Argentina, impusieran a su antojo el precio que los argentinos debíamos pagar por los servicios púbicos. Además sirvió para analizar y aclararle al entonces Ministro de Economía Lic. Roberto Lavagna, el tema referido a los Servicios Públicos y regulación de sus tarifas en la Argentina. También se ha destacado con anterioridad en otra obra , que constituye el último legado de Alberto Biagosch a su Patria y que “…el autor intelectual y material del llamado “Informe Biagosch” tuvo en su formación iusfilosófica aquello que le permitió -entre otras grandes obras legadas a su país- la elaboración del mismo.
Para ello, su autor –entre otras cosas propias de una capacidad y formación superiores al nivel medio de sus contemporáneos políticos tuvo,-siguiendo las enseñanzas y ejemplo del Tte. General Juan Domingo Perón-, una larga relación con los clásicos griegos y latinos- Platón, Aristóteles, Aristófanes, Esquilo, Eurípides, Diógenes Laercio, Plutarco, Cicerón. También con los grandes nombres del pensamiento político histórico -Maquiavelo, Manzini, Michelet, Montaigne, Rousseau, Kant, así como con las grandes plumas de la Iglesia: San Agustín, Santo Tomás de Aquino, San Bernardo, San Buenaventura.
Entre sus compatriotas no faltaban a sus conocimientos las obras de Monseñor de Andrea, José Luis Busaniche, Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, José María Rosa, su amigo Fermín Chávez y Ernesto Palacio, amigó de su padre quienes fundamentalmente influyeron en su pensamiento para la acabada interpretación de la historia de las empresas prestadoras de servicios públicos en la Argentina. Esta corriente de pensamiento e ideas de estos autores, además, influyeron de manera determinante en el análisis integral de la problemática que se planteaba ya en la elaboración de la que sería la solución mas ecuánime y justa del problema del aumento de tarifas…”
Pero no solamente influyeron los autores revisionistas más importantes de nuestro País
en su pensamiento y formación de modo de permitirle la producción del conocido como “Informe Biagosch” que es analizado, trascripto y comentado en el libro “Tarifas Públicas. En Homenaje al Dr. Alberto Biagosch” (Ed. Ad. Hoc. Bs. As. 2009), sino también transmitir generosamente los conocimientos adquiridos a rodos los argentinos en general y a sus hijos en particular.
Pero además de ello mi padre me inculcó la importancia política de estos autores, como representantes más acabados del pensamiento nacional en la República Argentina y como tal, los he tomado y seguido desde entonces.
Recuerdo que uno de los primeros libros de historia argentina que mi padre, siendo yo todavía un niño, me recomendó leer fue el de Ernesto Palacio. El mismo estaba en su Biblioteca, dedicado por el autor a su padre, es decir mi abuelo el Dr. Emilio Biagosch quienes habían sido amigos en su juventud.
Cuando este Autor comienza su análisis sobre la Caída de Rosas y luego analiza la batalla de Caseros, lo hace refiriéndose a la “Ignominia de a Caseros”. Este es el origen principal y primer antecedente del Título de este libro.
Otras de las obras históricas que de manera determinante también influyeron en mi posición histórica revisionista fueron el “Diario de la Historia Argentina” de Jorge Perrone del Año 1974 y la “Vida de Don Juan Manuel de Rosas” de Manuel Gálvez.
La misma fue republicada en el año 1975 en fascículos semanales que mi padre los días martes a la noche iba a comprarme en el kiosco de revistas de la Avenida Las Heras y Scalabrini Ortiz para que yo leyera, y pudiera así comenzar con mi formación histórica y aprender la verdadera historia del Restaurador de Las Leyes. Con el tiempo mi padre encuadernó esta magnífica obra que hasta el día de hoy guardo con gran gusto en mi biblioteca y es frecuentemente consultada, como lo ha sido para elaborar esta obra.
También recuerdo como, pasados casi treinta años de aquel entonces, conversando con el Dr. Alberto González Arzac en la Confitería Casablanca frente al edificio Anexo de la Cámara de Diputados, le comenté mi idea de escribir un trabajo trazando un “paralelo” entre las dos más grandes ignominias argentinas de los siglos XIX y XX respectivamente: la batalla de Caseros y la Revolución Libertadora.
Fue entonces cuando este notable jurista, historiador y maestro me recordó la célebre frase de otro gran patriota argentino, el Dr. Alejandro Olmos, cuando después del 16 de septiembre de 1955 dijera que “no se confundan compañeros, esto es un nuevo Caseros…”
Convencido de que ello así ha sido en nuestra historia, una y otra vez la idea ha dado vuelta por mi cabeza hasta que gracias a Dios, he podido materializarla en esta obra publicada por mi “compañero” y amigo Fabián D’Antonio, titular Responsable de Ediciones Fabro que someto al juicio de los lectores y aspiro a que pueda servir para terminar de dilucidar la verdad histórica objetiva, poniendo del debate en su quicio, -(como diría el gran Maestro argentino Arturo Enrique Sampay)-., de lo que estos hechos aberrantes significaron para la Nación Argentina y las nefastas consecuencias jurídicas, políticas y sociales que nos dejaron a los habitantes de esta bendita tierra.
Se trata, además de dos procesos políticos en los que al Argentina debió combatir con dos potencias imperiales extranjeras, el Imperio del Brasil y el Británico, respectivamente, sin duda alguna se trata además de dos imperdonables traiciones que derivaron en dos hechos históricos considerados verdaderas vergüenzas nacionales por generaciones pasadas, presentes y futuras de argentinos!
De acuerdo a lo que venimos sosteniendo estamos por demás convencidos que estos dos hechos objetivos nefastos para nuestra historia, no sólo merecen el recuerdo más repudiable de todo argentino bien nacido y el calificativo de “ignominioso”, sino que también guardan varios puntos de contacto entre uno y otro que iremos analizando a lo largo de estas páginas.
Para ello hemos hecho todo lo posible para analizar y citar también -en lo que puede parecer un exceso de buena fe doctrinaria-, las interpretaciones que sobre los mismos han efectuado autores que se encuentran claramente en la posición contraria. A este respecto aclaramos que no nos mueve ningún espíritu de cercenar el derecho a expresarse libremente sobre hechos histórico-políticos que tiene todo ciudadano en nuestro País, ni de silenciamiento de las opiniones adversas. Por el contrario estamos convencidos de que la nuestra será una opinión que habrá de coadyuvar con la verdad histórica objetiva para lo que nos hemos valido de relatos y fuentes históricas, incluidas las correspondientes a otras escuelas e incluso a las de la historia oficial. Será de la confrontación de opiniones, escuelas e ideas históricas de donde claramente el lector encontrará y podrá sacar sus propias opiniones y conclusiones sobre lo que significaron y las consecuencias que dejaron en nuestro País la batalla de Caseros en el siglo XIX y la Revolución Libertadora en el siglo XX.
Para lograr este resultado hemos considerado –además- una situación objetiva, claramente manifestada recientemente por el Dr. Miguel Ángel Lentino en su obra:
“Sarmiento. Mentirosa es su Historia” (Ediciones Fabro. Bs. As. 2012), cuando transcribe textualmente el anteúltimo de los párrafos del magnífico prólogo de la obra “Vida de Hipólito Yrigoyen” que escribiera el gran poeta, dramaturgo, sociólogo, novelista, ensayista, historiador y biógrafo argentino Manuel Gálvez (1882-1962):


“Voy a insistir sobre el tema de la imparcialidad. Del que hablé también en el Prólogo de mi Vida de Hipólito Yirigoyen, pero considerándolo desde otro aspecto. La imparcialidad consiste en estudiar el tema histórico sin prejuicio, con el anhelo de encontrar la verdad. Suele erróneamente, confundirse la imparcialidad con la expresión fría y serena. Creo que, una vez hallada la verdad, no tiene el historiador obligación de parecer sereno, objetivo o neutral. Al contrario, una vez que uno se ha convencido de la verdad, debe gritarla, sobre todo si favorece a un hombre injustamente calumniado. Pero esto no nos exime de exponer las malas acciones de un personaje al que hemos llegado a admirar .Siempre la verdad, en todos los momentos: este debe ser el lema del historiador y del biógrafo. No confundamos, pues, con la parcialidad la exposición sincera o calidad del resultado de nuestros estudio imparciales. Ser verdadero y sincero es siempre ser imparcial. Y si debemos ser sobrios, serenos y objetivos no es por simular imparcialidad, sino por dignidad literaria, por voluntario despojamiento estilístico y porque así conviene a la gravedad de la historia…”
Por ello es que refiriéndose a la historia oficial señalaba Raúl Scalabrini Ortiz que “todo lo que nos rodea es falso e irreal. Es falsa la historia que nos enseñaron. Falsas las creencias económicas que nos imbuyeron. Falsas las perspectivas mundiales que nos presentan y las disyuntivas políticas que nos ofrecen. Irreales las libertades que los textos nos aseguran. Todo lo material, todo lo venal, trasmisible o reproductivo, es extranjero o está sometido a la hegemonía financiera extranjera”.
Por ello es también que claramente surgirá de lo escrito y volcado en este libro, que ha sido falso lo que nos han enseñado sobre las caídas de Rosas y de Perón los autores de la historia argentina oficial. Fundamentalmente porque esta corriente ya superada se inició como sistema de enseñanza para tergiversar la verdad histórica objetiva del patriotismo, la inteligencia y la grandeza de espíritu de Rosas y Perón como la de los logros geopolíticos de sus gobiernos y en vano intentaron engrandecer la figura del gran traidor y vulgar contrabandista Urquiza.
Relacionado con ello, recuerdo que hace ya algunos años, me tocó concurrir en mi calidad de Inspector del Dpto. Asociaciones Civiles y Fundaciones de la Inspección General de Justicia a una asamblea de la “Academia Argentina de la Historia”.
Fue en esa oportunidad donde conocí personalmente al Profesor Eugenio Rom de quien había leído varios años antes sus “Conversaciones con Juan Domingo Perón”, libro que escribió luego de entrevistar en Puerta de Hierro al General en su exilio en España.
También recuerdo que en esa misma asamblea el Presidente de esta entidad, Profesor Juan José Cresto me obsequió un libro sobre el General Urquiza publicado con motivo de la rememoración del bicentenario de su nacimiento, publicado por el Instituto Urquisista. Fue en ese momento, -luego de escuchar sus elogiosas palabras sobre Urquiza-, cuando le agradecí la gentileza al Profesor. Pero le aclaré que no podía aceptar el libro dado que yo me encontraba en el cumplimiento de mis funciones como Inspector de Justicia, es decir de Funcionario Público y que -además- yo me encontraba ubicado histórica e ideológicamente justo en la “vereda de enfrente”. Ello así porque había aprendido del tema de todos los autores que hasta acá hemos indicado y en conversaciones con el Dr. José María Rosa!
Efectivamente, después que hube leído su monumental obra “La caída de Rosas” de la biblioteca de mi padre -y que hemos releído y citamos en este libro gracias a su segunda edición publicada en septiembre de 2010-, tuve el privilegio de conocer a “Don Pepe” en el año 1982. Todavía en esos años era Director de la Revista Línea y su segundo en la escala jerárquica interna el Dr. Rubén Contesti. Este último, amigo personal de mi padre y de este Autor, era el encargado de recibirme en la sede de la calle Alsina cuando los días martes a las 20 hs. yo tomaba un taxi en la esquina de Santa Fe y Pueyrredón donde entonces vivíamos -tras haber tenido que mudarnos en plena dictadura por razones de fuerza mayor impuestas por las circunstancias de aquellas negras jornadas-, y sigilosamente me dirigía a la revista al curso sobre “Historia de la Constitución Nacional Argentina” que “Don Pepe” dictaba personalmente.
El querido amigo de hace mas de treinta años, Rubén “Chacho” Contesti entonces me recibía y desde su oficina yo llamaba por teléfono a mi madre, por pedido de ella, para avisarle que había llegado bien dado que en época de plena dictadura militar, concurrir a ese curso todavía podía ser visto como una “actividad subversiva” por la febril mente de las autoridades militares que asaltaron el poder constitucionalmente constituido y gobernaron de facto el País desde el tristemente recordado 24 de marzo de 1976.
Fue en este ámbito y dentro de este marco donde tuve el verdadero privilegio de conocer personalmente a quien ya por entonces era considerado el Historiador y Autor revisionista más renombrado y leído del país.
Recuerdo perfectamente cuando Don Pepe hacía su ingreso a la Sala con su boina, su pipa y acompañado por su elegante bastón se sentaba y comenzaba verdaderamente a dictar cátedra. Las ideas y sus palabras le brotaban como agua de manantial y yo tomaba nota enjundiosa y prolijamente.
Terminada la exposición que duraba aproximadamente hasta las 21 hs, yo me acercaba a él, siendo el más joven del auditorio conformado fundamentalmente por abogados, y con mis 18 años de edad me quedaba conversando y preguntándole algo en particular que acababa de escuchar por primera vez de su boca. En ese momento pasados algunos minutos Don Pepe me decía con su voz tan característica “…venga m´hijo, acompáñeme hasta el taxi…” y yo con un respeto casi reverencial lo acompañaba a bajar la escalera hasta llamar un taxi y verlo partir, mientras continuaba enseñándome con sus relatos la historia de la Constitución Argentina!
Tal como hemos dejado dicho con anterioridad,6 siguiendo los lineamiento esenciales del artículo 902 del Código Civil, según el cual cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las consecuencias posibles de los hechos, habré de referirme prudencialmente a partir del conocimiento de algunos hechos históricos que he aprendido de la lectura de sus obras o he recibido directamente de boca de mi padre y de los más grandes historiadores argentinos contemporáneos.
Fundamentalmente de José María Rosa tal como hemos indicado. Asimismo de Fermín Chávez a quien también tuve el privilegio de conocer personalmente. A ellos bien podemos sumar las lecturas de las obras de los grandes historiadores revisionistas como Adolfo Salidas, Carlos Ibarguren, las de los hermanos Rodolfo y Julio Irazusta, o la de Jorge Perrone.
Adelantándonos en el tiempo corresponde destacar la influencia de las obras de Alberto González Arzac, Pacho O´Donelll y la de otros grandes estudiosos a quienes tengo el privilegio de frecuentar en los distintos cursos que dicta el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas como Alberto Gelly Cantilo, Oscar Denovi, José Luis “Pepe” Muñoz Azpiri, Jorge Sulé o el Embajador Héctor Flores entre otros.
También ha coadyuvado con mi interés en estos temas históricos el hecho de ser Miembro Regular del Instituto de Historia del Derecho del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal CPACF., fundamentalmente por el elenco de miembros que lo integran.
El Director es el Dr. Alberto González Arzac, Alberto Gelly Cantilo el Subdirector, la Dra. María Luz Amadora Rodríguez es la Secretaria y lo integramos los Drs. Enrique Arnoux Narvaja, el Autor de esta obra, Jorge Alberto Cellier, Jorge Francisco Cholvis, Carlos Alberto De Santis, Ezequiel Jesús Drugueri, Jorge Eduardo Roque Fernández, Sergio Rodolfo Núñez y Ruiz Díaz y Sandro Fabricio Olaza Pallero.
El lector habrá de apreciar entonces, las razones de mi eterno agradecimiento al Padre de los Cielos por lo que me permitió aprender en mi niñez y juventud, por poder continuar estudiando, repasando y aprendiendo día a día y la obligación moral que he sentido de transmitirlo en estas páginas a generaciones actuales y futuras de argentinos. ¡Quiera Dios nuestro Señor que podamos lograr este objetivo auto impuesto en memoria y agradecimiento por todo lo recibido de todos los mencionados en este “Prefacio”!

FACUNDO ALBERTO BIAGOSCH
   
Y posteriormente, también refiriéndose a esta nueva obra histórica revisionista argentina, indicó lo siguiente: En una y clásica interpretación de la historia, que compartimos in totum bien podemos decir con Miguel de Cervantes Savedra “historia émula del tiempo, deposito de las acciones, testigo de lo pasado y lo presente, advertencia de lo porvenir” (El Quijote XL).
Tal como ya hemos señalado anteriormente, la historia es el estudio y el relato de los acontecimientos pasados de que nos valemos para entender el presente y, si cabe, para intentar sospechar lo futuro. En principio sólo puede hacerse mediante dos tipos de datos: informaciones de testigos y noticias de documentos.
Para la elaboración de este libro de historia nos hemos podido valer –felizmente!- de estas dos categorías de fuentes. A saber: En primer lugar las “informaciones de los testigos” se corresponden con los relatos de la doctrina peronista, obra de gobierno y posterior caída de Perón que me transmitiera en primer lugar mi padre, Dr. Alberto Biagosch, posteriormente dos grandes maestros y amigos, los Dres. Felipe y Alberto González Arzac. Con el paso del tiempo tuve el privilegio de conocer a grandes historiadores y hombres de la política argentina, tal como hemos señalado en el punto anterior. Pero además de ellos, quiero destacar el enorme privilegio que me ha deparado la vida en los últimos diez años de poder conocer -y repasar los más importantes hechos históricos del peronismo y de la revolución libertadora- a quienes desde siempre he considerado como “verdaderos próceres del peronismo” y de la resistencia peronista como lo fue y felizmente continúan siéndolo el Dr. Enrique Oliva, Carlos Ponce, Porfirio Calderón, Manuel Gallardo, Natalio Acher, José Notaro y algunos otros miembros de la "Asociacion de la Resistencia Peronista"!!!.
Las “noticias de documentos” a las que se refiere Toynbee como fuente de estudio de la historia, el lector habrá de apreciar que en este libro están representadas por todas y cada una de las citas bibliográficas que –además de haberlas mencionado en el punto anterior- a lo largo de la obra hemos efectuado.
Aún así, como señala Arnold Toynbee al inicio de su monumental obra -cuya lectura también me aconsejara desde chico mi padre- en cualquiera época de cualquiera sociedad el estudio de la historia, tal como las demás actividades sociales, está gobernado por las tendencias dominantes del tiempo y el lugar. A efectos de resaltar la relatividad del pensamiento histórico, Toynbee cita en el comienzo de su obra, aquél texto atribuido a Jenófanes: "Los etíopes dicen de sus dioses que son de nariz roma y tez oscura, y los tracios de los suyos que son de ojos azules y cabellos rojos. Si los bueyes y caballos tuvieran manos y quisieran dibujar o producir obras de arte como los hombres, los caballos dibujarían a sus dioses como caballos, y los bueyes como bueyes, y esculpirían sus cuerpos divinos conforme al modelo Continuo destacandi que el interés filosófico por la naturaleza del saber histórico surgió en gran parte dentro de una corriente general de protesta contra la tendencia existente entre los seguidores de la Ilustración a considerar las ciencias naturales como paradigma de todo conocimiento verdadero. Incluso, para algunos de los primeros filósofos de la historia, la idea de que las categorías y modos de interpretación utilizados con tanto éxito en la investigación de la naturaleza física podían aplicarse con validez a los estudios humanos distaba de ser evidente.
La naturaleza de la historia y su objeto de estudio bien pueden ser analizados a partir de distintos elementos, o bien teniendo en cuenta variables consideraciones. Así, podrá hablarse de filosofía de la historia, de historia y ciencias sociales, de etnohistoria, de historia cultural, de historia social, de historia de las ideas, etc.
La filosofía de la historia, por ejemplo, es una expresión que hoy se usa referida a dos tipos de investigación totalmente distintos. Tradicionalmente se ha utilizado para designar los intentos de ofrecer una explicación o interpretación totalizadora del proceso histórico. En este sentido, las filosofías de la historia, se han planteado siempre cuestiones tales como: ¿cuál es el sentido (significado o finalidad) de la historia? o, ¿Cuáles son las leyes fundamentales que rigen el cambio y el desarrollo históricos? Entre los principales exponentes de este tipo de teorías podemos citar a Vico, Herder, Hegel, Comte, Marx, Buckle, Spengler y -más recientemente- Arnold Toynbee y Pitrim Sorokin. Todos ellos comparten la creencia de que la historia presenta problemas que escapan a la atención de los historiadores ordinarios, cuya labor, limitada en gran parte a la investigación de determinadas áreas o sectores del pasado, no satisface la exigencia de una concepción intelectual o moralmente aceptable del curso de la historia "como un todo".
El historiador, como cualquier otro investigador de causas, no puede evitar acudir a proposiciones generales que expresen uniformidades verificadas empíricamente; son éstas las que proporcionan el apoyo o justificación esencial que sus explicaciones requieren.
Hemos señalado anteriormente que dado que la palabra concepto (del latín conceptus) es entendida como la idea que concibe o forma el entendimiento, y si entendemos a la palabra “definición” (del latín definitio) como la proposición o fórmula por medio de la cual se define un concepto, corresponde hacer algunas referencias del título de esta obra.
El diccionario de la Real Academia de Lengua Española al hablar del concepto de “ignominia”, destaca que el vocablo proviene del latín ignominia que significa afrenta pública. Esta lleva implícita una ofensa que se realiza de manera pública y que por ello resulta visible por los integrantes de la comunidad.
También puede interpretarse como una especie de mancha que atenta contra la dignidad de la civilización, y varias otras conceptualizaciones.
Independientemente de la acepción o definición que le demos o le asignemos al concepto, estamos indudablemente ante un hecho que supera la calificación de disvalioso, reprochable, objetable, censurable, contrario al interés y al bienestar general, injusto e –incluso- deleznable.
Todos estos calificativos quedan comprendidos dentro del vocablo de ignominia, porque fundamentalmente se trata de una afrenta colectiva contra el conjunto, es decir contra la comunidad en su conjunto, la comunidad toda, y esto la torna pública dentro de la misma.
Es sufrida por todos y por ello el reproche y su consecuente rechazo contra la ignominia, será colectivo.
Esta es la explicación del rechazo popular y del repudio de la comunidad en forma prácticamente absoluta que tuvieron en su momento y mantienen al día de hoy las campañas que culminaron en los derrocamientos y caídas del Brigadier General Juan Manuel de Rosas en 1852 y del Tte. Peral. Juan Domingo Perón en 1955.
Estas ignominias paralelas tienen en común entre otras cosas la nefasta y repudiable consecuencia de configurar verdaderos atentados contra el bien común, entendido dentro de la concepción aristotélico tomista como el bien de la comunidad en su conjunto y no como al suma de lo bienes individuales de sus integrantes. Llevan implícito, entonces, la característica esencial de ser actos contrarios al interés y al bienestar general de la comunidad donde se producen; Es decir de la Nación Argentina y del pueblo argentino!
De estas dos premisas lógicas surge entonces que todo hecho ignominioso o que lleve y/o sea considerado como una ignominia, será contrario al bien común.
En este libro habremos de demostrar que el calificativo de verdaderas ignominias le cabe tanto a la mal llamada “Batalla de Caseros” como casi un siglo después a la mal llamada “revolución libertadora”.
Maliciosamente llamadas así por la historia oficial, -en primer lugar- , porque el 3 de febrero de 1852 las tropas argentinas pelearon con denuedo en los campos de Morón y el nombre de “Caseros” se le impuso como nombre a la batalla para la historia oficial porque allí fue donde combatieron las tropas brasileras que así lo exigieron..
Y fue el Imperio del Brasil el verdadero triunfador de esta batalla frente a las tropas de la Confederación Argentina, que luego de la ignominiosa traición del nefasto gobernador contrabandista Justo José de Urquiza, cayeron derrotadas.
Es en este punto donde debemos -en honor a la verdad histórica objetiva !-dejar lo suficientemente aclarado para las generaciones presentes y futuras de argentinos lo siguiente:
Es absolutamente falaz la afirmación tantas veces proclamada, escuchada y repetida por los voceros de la historia oficial de que el Pronunciamiento de Urquiza y luego la batalla de Caseros obedecieron a un proceso histórico político dirigido a derrocar a un tirano que solamente gobernaba con facultades extraordinarias la Confederación Argentina sin querer darle una organización constitucional a la misma.
Falsa es esta interpretación que casi como un dogma nos han querido y han logrado imponer a partir de 1852 hasta la irrupción del movimiento y corriente de interpretación revisionista de nuestra historia, por dos cuestiones fundamentales: Justo José de Urquiza ya ha quedado en nuestra historia como el mayor Traidor que conocieron estas tierras, a punto tal de que siendo jefe del Ejército que habría de combatir contra el Imperio del Brasil a quien se acaba de declarar la guerra, se da vuelta y con ese ejército, sumado a las tropas imperiales del enemigo, es decir del Imperio del Brasil y los mercenarios traídos y especialmente contratados, ataca a su propia Patria y derroca a Rosas.
Viene al caso recordar acá que por algo en el último círculo del Infierno del Dante, ubica a los traidores y que en la Antigua Grecia el castigo mayor era el destierro, sólo reservado para los “Traidores a la Polis”. Es decir para quienes cometían traiciones políticas, como efectivamente fueron Caseros y La Libertadora.
Pero no sólo la campaña en su contra y posterior derrocamiento se hizo contra Rosas visto como gobernador de la Provincia de Buenos Aires, sino también como encargado de la representación externa de la Confederación Argentina.
Este imperdonable proceder del gran traidor de nuestra historia, agrava más aún su delictiva calificación objetiva cuando consideramos que el gobernador de Entre Ríos Justo José de Urquiza no sólo fue un traidor, sino que esta vergüenza obedeció a cuestiones fundamentalmente ligadas a su sus intereses económicos fraudulentos con lo cual se desestima del todo la falsa visión de que se trataba de un estadista de los orígenes de nuestro país.
Los negocios espurios de Urquiza fueron directamente perjudicados por la Ley de Aduanas de 1835 y por ello es que luego de su sanción siguió contrabandeando con el sitio de Montevideo para poder seguir enriqueciéndose ilícitamente.
He aquí al nefasto personaje de nuestra historia continuó su lucha contra quien le impedía o -cuanto menos- perjudicaba o entorpecía sus delitos económicos en defensa de los intereses de la Confederación, hasta que se alió con el enemigo para derrocarlo.
Decimos que se sumaron al ejército argentino-brasilero gran cantidad de mercenarios de distintas nacionalidades como italianos, españoles, alemanes y de otras latitudes. La mayoría de ellos como simples mercenarios contratados para cumplir el deleznable objetivo de luchar y matar al adversario sin motivación ni causa alguna más allá del vil metal y obtener sumas de dinero a cambio.
Pero dentro de todos ellos hubo un mercenario de origen alemán apellidado Bullrich que logró quedarse en estas tierras después de pelear en la batalla para la que había sido contratado o reclutado junto a otros mercenarios alemanes y, gracias a las sumas de dinero recibidas, logró afincarse en este suelo y comenzar a relacionarse con la “gente decente” de la sociedad porteña y con el tiempo dar origen a una familia, mal supuesta como tradicional de nuestra sociedad.
Ello así dado que en realidad su fortuna tuvo un deshonroso y vergonzoso origen como lo tuvieron otras familias desde entonces relacionadas con algunas otras ya afincadas en nuestro país desde hacía varias generaciones como la familia Anchorena, primos de Don Juan Manuel de Rosas.
Es decir que a Caseros debemos -entre tantos otros males y situaciones nefastas para nuestra patria que serán analizadas en distintos capítulos de este libro-, haber generado o dado origen a una supuesta clase social “decente” viciada ab initio por haber sido originada y fundada por contrabandistas, mercenarios y asesinos a sueldo!
Adelantándonos casi un siglo en nuestra historia, veremos como algo similar ocurrió a partir de golpe del 16 de septiembre de 1955 donde algunos inescrupulosos y oportunistas encontraron una buena posibilidad de ascender socialmente sobre la base de su apoyo a las ideas liberales y del “gorilismo” que se impuso en la Argentina con la Revolución Libertadora, sobre la sangre de inocentes compañeros peronistas, perseguidos, fusilados y aniquilados a partir de entonces, solamente por ser peronistas o defender al gobierno constitucional de raíz nacional y popular como no había tenido nuestro país desde la época de Rosas!.
Respecto a este gran interrogante histórico de las razones por las cuales el Presidente Teniente General Juan Domingo Perón, en ejercicio de sus facultades constitucionales legitimadas en 1946 e ininterrumpidamente en 1952, y en su calidad de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas como lo establece la CN. no hizo uso legítimo de la fuerza para defender su gobierno de los sediciosos, alguna vez en el año 2009 conversando al respecto con el Dr. Enrique Oliva en su calidad de socio fundador y primer Presidente de la “Asociación de la Resistencia peronista. RESISPER” me confesó lo siguiente: “…Estando con Perón junto a John William Cooke en Panamá durante los primeros tiempos de su exilio el propio Oliva le preguntó al General este tema y Perón con firme convicción le contestó que “..de haber utilizado el ejército para reprimir a los sediciosos, éstos hubieran consumado su amenaza de bombardear las costas y el Puerto de la Ciudad de Buenos Aires con las refinerías de petróleo como habían empezado a hacer en Mar de Plata y el pueblo todo se levantaría en armas ocasionando una cantidad de muertos cercana al millón de personas.”. Agregó a ello- según relato de Enrique Oliva- que el él no sería nunca el causante del derramamiento de sangre de estas dimensiones al que estaban dispuestos “las bestias” que finalmente lo derrocaron en la República Argentina!
Por lo tanto, bien podemos decir en honor a la verdad histórica objetiva- que otra de las deudas que la Nación Argentina tiene para Juan Domingo Perón es haber evitado el derramamiento de sangre de un modo nunca visto en la historia argentina y marchar al exilio como ofrenda de paz para todos los argentinos!
Clara manifestación del nefasto y viciado de nulidad ascenso social en 1955, lo fueron los nefastos “comandos civiles”, quienes proclamando la caída de mal supuesto "régimen peronista”, en realidad se dedicaron a matar, torturar, violar mujeres robar bienes personales como nunca hasta entonces se había dado en el siglo XX en la Argentina!
A lo largo de los siguientes capítulos se habrán de desarrollar las ideas y la línea argumental expuestas en esta Introducción.
   
 
   
Mientras el público celebraba con satisfacción la gran noticia de la publicación de esta nueva histórica, especialmente los Miembros del Instituto de Historia del Derecho del CPACF!!!
   
...Y la presentadora Dra. Luz Amadora Rodríguez felicitaba al Autor, por esta obra histórica que -tal como recordó- el Dr. Facundo Biagosch terminó de escribir en diciembre del año pasado, para ser presentada originariamente en la Feria del Libro de este año 2013!
   
No obstante ello, adelantó al Auditorio que la misma habrá de presentarse el día 22 de noviembre de este año en el Salón de Lectura Arturo Illia del Senado de la Nación! Es decir en el mismo lugar donde Facundo Biagosch ya ha presentado tres libros, uno en homanaje a su padre, "Tarifas Públicas. En Homenaje al Dr. Allberto Biagosch", en 2009, luego en 2011 "El Corralito. Historia de una Colosal Estafa a Pueblo Argentino" y donde fue el primer Acto de presentación de "Cámaras Empresarias"!!!
   
 
   
El Autor junto a sus compañeros miembros del Instituto de Historia del Derecho del CPACF hacia el final del acto.
   
Hacia el final de acto el Autor fue reiteradamente fotografiado con sus colegas y compañeros del "Instituto de Historia del Derehco del CPACF". De Izquierda a derecha el Dr. Enrique Bonomi (h)., Alberto Gelly Cantilo, Luz Amador Rodírguez, Jorge Cellier.
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
Mientras tanto, parte del público se acercaba para saludar y felicitar al Autor por su gran obra y por el magníifico acto de presentación!
   
Mientras el Autor escuchaba los halagadores comentarios de la concurrencia.
   
Y el Autor conversaba con parte del público cuando se acercaba a saludarlo, felicitarlo e -incluso- a solicitarle una dedicatoria en el libro.
   
Y mientras tanto era consultado y felicitado por haber hecho un análisis histórico político tan importante, completo y destacado.
   
Mientras tanto, la concurrencia le pedía al autor fotografiarse con él.
   
...Y el Autor accedía honrado a todos los distintos pedidos!
   
Como aquí lo hace con los disrtinguidos miembros de la Resistencia Peronista.
   
...Mientras los demás concurrentes todavía en lugar a pesar de lo avanzado de la hora siguen atentamente con sus miradas.
   
Y el Autor manifestaba su eterno agradecimiento a los miembros de la "Asociación de Resistencia Peronista" , por ser seguidores suyos. lo cual lo llena de orgullo!!!!!
   
La Sra. Fiilomena, Directora de Ceremonial del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, saluda afectuosamente al Autor para felicitarlo.
   
Como también lo saludan todos quienes se quedaron hasta el final del acto.
   
 
   
 
   
 
   
 
   
El Autor firmando ejemplares del libro a los concurrentes, a medida que le era requerido.
   
Fueron varios los concurrentes quienes se acercaron para que le firmara el libro.
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
El Autor recibiendo las felicitaciones hasta último momento en que siguió firmando ejemplares.
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
Ya hacia el final del Acto el Autor fotografiado junto a distinguidos Funcionarios de la Inspección General de Justicia, dentro de los que se hicieron presente, como aquí con el Dr. Edgar Raña Sa, de la Oficina Judicial de al IGJ, en una punta, el Dr. Alejandro Rossi (Funcionario de la Procuración de la Ciudad de Buenos Aires y su ayudante de Cátedra en la UBA., y el Delegado representante de ATE de la IGJ. Daniel Greco.